Un homenaje personal a Juan Pablo II, el papa pacifista

  Por Mario Bunge
Para LA NACION
   Nadie dudará de que Juan Pablo II fue un hombre excepcional: sacerdote y político, filósofo y deportista, devoto y mundano, tradicionalista y moderno, serio y bromista, polaco y ecuménico, popular y controvertido. Que otros alaben o critiquen el tradicionalismo de Juan Pablo II. Yo señalaré los aspectos innovadores de su obra que suscitan la admiración de este incrédulo.

Del comienzo al fin de su reinado, Juan Pablo II obró por la paz además de orar por ella. Denunció todas las guerras y las amenazas de guerra de su tiempo, desde el conflicto argentino-chileno y las hostilidades entre israelíes y árabes hasta la agresión a Irak. Ninguno de sus predecesores fue un pacifista tan sincero, consecuente y elocuente como Juan Pablo II.

El pacifismo de Juan Pablo II es tanto más sorprendente porque la paz nunca fue un valor cristiano. Según Mateo, el propio Cristo dijo que no había venido para traer la paz sino la espada. Y la llamada Iglesia militante siempre fue belicosa, en particular para con los infieles y herejes. (El primero en proponer un plan de paz perpetua fue el filósofo Kant, cuyo agnosticismo le valió una severa reprimenda y amenaza de su soberano, el rey prusiano de turno.)

Juan Pablo II también tuvo el coraje de pedir perdón, en nombre de su Iglesia, por algunos de los pecados del cristianismo durante dos milenios. Estos fueron las Cruzadas, su mansa aceptación de la esclavitud y de la servidumbre, y el antisemitismo.

En todo esto, Juan Pablo II fue mucho más allá de los Evangelios. En efecto, Cristo no condenó las guerras ni la esclavitud. En otros tiempos, la condena de esos pecados le habrían valido al Papa la excomunión. Incluso habrían suscitado un cisma en la Iglesia. ¡Qué contraste con Pío XII!

El apostolado de Juan Pablo II no se limitó a las relaciones internacionales, sino que incluyó intervenciones en las políticas socioeconómicas. En efecto, criticó consecuentemente no sólo la dictadura comunista, sino también el capitalismo con cara de hereje que se inspira en el modelo económico del hombre, según el cual nuestra única meta es maximizar las ganancias esperadas.

Juan Pablo II también condenó las políticas llamadas neoliberales, que han terminado de arruinar a los países del Tercer Mundo. (Apostilla personal: por un monseñor allegado al Papa me enteré de que a éste le gustaron mis críticas al economismo y al neoliberalismo.) No en vano, Juan Pablo II se crió en una región fronteriza y en un ambiente hostil a sus creencias, y no en el seno de una familia italiana acomodada y protegida.

Juan Pablo II fue el más universal de los papas de los tiempos modernos. También fue el papa más respetado, carismático y querido por gentes de todas las confesiones y de ninguna. Sólo Nelson Mandela suscitó una simpatía comparable.

Yo tuve la suerte de sentir la ola de simpatía que Juan Pablo II motivó en la muchedumbre cuando marchó hacia el altar de la basílica de San Pedro para decir la misa de Navidad de 1986. Me pareció que su expresión, lejos de ser solemne y de delatar unción religiosa, era una mezcla de afecto e ironía.

En el curso de mi larga vida reinaron tres papas notables: Pío XII, el cruzado; Juan XXIII, el reformador, y Juan Pablo II, el pacifista. La historia dirá cuál de los tres pontífices fue el más influyente. Pero nosotros ya sabemos cuál de los tres condenó con mayor vehemencia y coherencia el crimen más atroz de todos.

Que me perdonen mis amigos "comecuras" por elogiar a un papa. Pero es que Juan Pablo II no fue un papa cualquiera, ni tan sólo un dignatario eclesiástico. En efecto, mucho de lo que hizo y dijo trascendió las fronteras entre las distintas visiones del mundo. El conservadurismo doctrinal de Juan Pablo II sólo afectó a los católicos, en tanto que su pacifismo nos benefició a todos. En este aspecto, que eclipsa a todos los demás, fue mi amigo y el tuyo, lector

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: