Poder para saber, ¿o viceversa?

Por Mario Bunge
Para La Nación
 

MONTREAL.- LOS antropólogos y sociólogos posmodernistas sostienen que los científicos no buscan el saber sino el poder. Fieles a su credo, no sustentan esta tesis con datos: se conforman con enunciarla dogmáticamente una y otra vez. Para peor, esta opinión ni siquiera es original. En efecto, fue formulada en 1830 por Auguste Comte, el fundador del positivismo y autor de la famosa fórmula "Conocer para prever, prever para poder". A su vez, Comte tomó la misma idea de Francis Bacon, que dos siglos antes había sido el primero en advertir la utilidad potencial de la ciencia, que confundía con la técnica.

Los que todavía somos modernos rechazamos esta tesis pragmatista, porque la realidad muestra que quienes buscan y a veces alcanzan poder no son investigadores sino líderes políticos, económicos e ideológicos. El presidente de los Estados Unidos, el patrón de Microsoft y el Papa poseen mucho más poder que todos los premios Nobel juntos, pese a no haber hecho ninguna contribución al conocimiento del mundo o de la sociedad.

La relación entre saber y poder sirve para caracterizar la ciencia básica y la técnica. Mientras la primera procura poder para saber, la segunda procura saber para hacer. En efecto, para investigar en grande se necesita un mínimo de poder académico: hay que contar con laboratorios, colaboradores, estudiantes, técnicos, bibliotecas, etcétera.

 

La industria y el Estado

En la técnica sucede al revés: se busca y se usa el conocimiento con la finalidad última de diseñar artefactos o controlar procesos de posible utilidad económica o social. Aquí el saber es medio y el poder es meta. La industria y el Estado modernos usan conocimientos técnicos para acrecentar o mantener su poder. Aquí sí vale la fórmula de Comte.

Para hacer ciencia al día es indispensable disponer de dinero para encargar equipos, comprar libros y revistas, contratar personal, becar a estudiantes graduados e invitar a colegas jóvenes a que participen del proyecto diseñado por el investigador principal. Pero puede ocurrir, como ocurre tan a menudo en asuntos sociales, que el medio se transforme en fin. Es decir, puede ocurrir que se investigue para acrecentar el poder. Insensiblemente, el jefe de grupo se va metamorfoseando de líder intelectual en recaudador de fondos.

De hecho, en América del Norte suele medirse el valor de un investigador no tanto por lo que produce cuanto por lo que consume, en particular por el monto de sus subsidios de investigación. Esta es una perversión, y esto, por tres motivos. Primero, los administradores comprenden mejor un proyecto mediocre y seguro que uno original y riesgoso, de modo que están más dispuestos a financiar la rutina que la exploración. Segundo, los jefes de equipo, abrumados por el papelerío (o pantallerío), pierden contacto con el trabajo de investigación, que delegan en estudiantes e invitados. Tercero, porque al obrar así pierden el respeto de sus estudiantes y les dan un mal ejemplo que muchos de ellos habrán de seguir. Analogía política: el dirigente de una agrupación política idealista que, ansioso por ganar una banca parlamentaria, convierte su comité partidario en una máquina electoral inescrupulosa.

Robert K. Merton, el padre de la sociología de la ciencia, fue el primero en distinguir entre entre las recompensas intrínsecas y las extrínsecas de la investigación científica. La satisfacción de la curiosidad mediante la solución de problemas es una recompensa instrínseca. En cambio, el reconocimiento de los pares, la publicación, el ascenso y el premio son recompensas extrínsecas.

En los casos felices ambos mecanismos de recompensa se refuerzan mutuamente. O sea, cuanto mejor investiga un científico, tanto más claramente se reconce su merecimiento, y cuantos más medios se ponen a su alcance, tanto mejor es su producción.

Pero en otros casos ambos mecanismos entran en conflicto, como cuando el investigador sacrifica la calidad a la cantidad de su trabajo para abultar su currículum. O cuando un colega, encargado de evaluarlo, lo denigra para subir él mismo en la escala de la estima o incluso en el monto de su subsidio (ya que los recursos son escasos).

Es obvio que no hay investigadores aislados: cada investigador es miembro de una o más comunidades de investigadores. Por ejemplo, se habla de "la comunidad de la física de altas energías", de "la comunidad de enzimas" y de "la comunidad de comunidades (ecológicas)". Son sistemas sociales informales, pero con sus líderes, reglas y tradiciones. Son las encargadas de recomendar las recompensas extrínsecas, pero carecen de poder para poner en práctica tales recompensas.

 

Afinidades electivas

Los que hacen las elecciones finales y distribuyen cargos, dineros y honores suelen representar a organismos distintos de las comunidades científicas: son funcionarios de universidades, ministerios o fundaciones privadas de bien público. Obran sobre la base de recomendaciones de expertos, pero en última instancia hacen lo que se les da la gana. Aunque no suelen beneficiar a sus protegidos, suelen excluir a los investigadres que no pertenecen al círculo más afín. (Yo, como cualquiera, siempre he pertenecido a algunos círculos y he sido excluido por otros.) En resumen, sin duda hay juegos de poder en las comunidades científicas. Pero lo que define al investigador científico no es el poder sino la capacidad de usarlo para hacer investigaciones originales: de encontrar o hacer algo nuevo. Por este motivo, si alcanza poder y lo usa bien, podrá hacer mejor ciencia o, al menos, facilitará el trabajo de su grupo. En cambio, si hace mal uso del poder, terminará por desprestigiarse y a sus espaldas lo tildarán de investigador fracasado, de león desdentado, o incluso de impostor. Pero en cualquiera de los dos casos será considerado como un hábil administrador que ya no tiene tiempo para enterarse en detalle de lo que hacen sus presuntos subordinados, los cuales sólo lo son porque deben informarle periódicamente sobre la marcha de sus trabajos.

Para terminar: si quieres saber, no busques más poder que el necesario para saber. Y si quieres poder, busca todo el saber necesario para alcanzarlo, ya que hoy, más que nunca, el saber es una palanca de poder

Una respuesta to “Poder para saber, ¿o viceversa?”

  1. Nelson Piedra Says:

    Como siempre Bunge, brillante y polémico.

    Solamente a modo de querer contar nuestos caso, me permito dejar un comentario, en este sitio tan agradable.

    Cuando los jóvenes grupos de investigación, que se intentan abrir paso, en medio de la inexperiencia, la prisa, los sueños, los escasos fondos, los desperdicios, la burocracia y posiblemente los complejos, en nuestros países latinoamericanos, se enfretan al reto de adquirir un modelo que permita generar masa crítica, muchos probamos fijándonos en el funcionamiento de los grupos de investigación de los “paises desarrollados”, y claro quienes destacan son los “investigadores gerentes” que despues de alguna carrera en el ejercicio de la ciencia, que en general suele tener destellos de aporte, por necesidad o porque así funciona este sistema, y quizá porque terminanda gustando, resultan absorvidos por la “máquina de fondos”.

    Claro que para hacer investigación, se demanda fondos, pero conseguirlos implica dedicar un esfuerzo de miembros del grupo de investigación a estar biuscando convocatorias, aprendiendo trucos para sortear filtros, evaluaciones de expertos, y adecuándose a presentar proyectos que sean de interés de los organismos proveedores de fondos, que se han tomado la libertad de decidir que es importante investigar y que no; si bien es cierto los organismos definen las líneas de poyo y sus evaluaciones a través de expertos, no es menos cierto que se adhieren conductas que favorecen las amistades y caprichos, y que resultan inconveniente porqueesto es ambiente propicio de corrupción y mercantilización de la ciencia; además también es cierto que estos organismos que son dirigidos por civiles funcionarios hacen lo que estos piensan que es mejor hacer y apoyar.

    Claro todo esto desemboca en que los líderes de los grupos de investigación se sacrifiquen en el aprendizaje de este modo de ser de un sistema proveedor de recursos. Tambien conviene decir, que el líder, queda atrapado por la seducción de una forma de vida, del tipo gerente de empresa, y se va concientemente separando de su equipo y su génesis, justificándose en la necesidad de sacar fondos y mantenerlos con los continuos informes y burocráticos procesos de los organismos proveedores de fondos; al repecto me he puesto a pensar cual es el valor efectivo de los fondos recibidos, si consideramos la dedicación de los investigadores buenos a prácticas administrativas y políticas, los papeleos y los continuos reportes justificiando que se está haciendo buen uso de la plata.

    Los jóvenes debemos considerar que el poder político, seduce, y de la forma que llega se va, mientras que el poder que el ejercicio de la ciencia nos lega, es herencia que ningún dictadorsuelo puede arrebatarnos. Ahora, si el poder político llega, el deber es usarlo honorablemente, enfrentando la evidencia experiencial que muchos tenemos de que el poder corrompe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: