La crisis del capitalismo global

Por Mario Bunge
(para La Nacion)

MONTREAL.-EL título no es mío: es del último libro de George Soros, el famoso mago (o brujo) de las finanzas y, últimamente, también filántropo. The Crisis of Global Capitalism (Open Society Endangered) (*) apareció en Nueva York, a fines de 1998, publicado por la editorial Public Affairs al precio de 28 dólares.

Este libro abarca la última debacle financiera rusa, el estruendoso fracaso del Fondo Monetario Internacional en resolver la crisis financiera asiática, e incluso la infame y ridícula impugnación al presidente Clinton.

Por si quedan lectores que no recuerdan quién es Soros, informo que éste administra el fondo de inversiones más exitoso del mundo; que tiene una fortuna personal de cinco mil millones de dólares; que ha hecho importantes inversiones en la Argentina; que está en comunicación telefónica directa con los ministros de finanzas de todos los países que se le antoje, y que, si el sistema financiero fuese regulado como él lo propone, algunas de las maniobras que le han valido billones habrían sido severamente castigadas.

 

Las reglas del juego

Como dijo en una entrevista reciente a Sixty minutes, cuando se le preguntó si no se arrepiente de sus actos de piratería financiera: “Una cosa es hacer las reglas del juego y otra es ajustarse a ellas. Yo no he violado ninguna de ellas y estoy proponiendo cambiarlas”.

Soros también está al frente del Fondo de la Sociedad Abierta, organismo privado dedicado a promover la democracia y la cultura científica y humanística en los países en transición, para lo cual moviliza unos 400 millones de dólares anuales.

Tiene, pues, impecables credenciales pro capitalistas y filantrópicas (al estilo Robin Hood). Pero, a diferencia de otros, no es un economista académico, ni por tanto crédulo y simplista. No en vano proclama con orgullo haber sido alumno del filósofo Karl Popper, e incluso haber superado sus enseñanzas en algún aspecto.

En particular, se precia de ser falible y de haber hecho billones descubriendo y explotando errores ajenos. Sostiene que muchos de ellos han sido motivados por una fe ciega en la perfección de algo que es esencialmente imperfecto: el libre mercado en equilibrio. Más aún, su escepticismo abarca todas las creaciones humanas: todas ellas serían imperfectas.

No tiene pelos en la lengua. Sostiene que el capitalismo global, en particular el sistema financiero internacional, es intrínsecamente inestable y, más aún, que está al borde del colapso. Otra tesis suya es que la ideología neoliberal de los Hayek y Friedman, puesta en práctica y difundida por sus apóstoles Reagan y Thatcher así como por sus secuaces, está agravando la crisis de marras. Esto se debe a que ha propiciado y logrado la eliminación de los controles estatales diseñados para salvar al capitalismo de sí mismo. Esos controles han sido eliminados so pretexto de que el mercado es un artefacto autorregulado que oscila levemente en torno del estado de equilibrio (oferta = demanda).

En resumen, los villanos de esta obra son la teoría económica neoclásica que se enseña en nuestras universidades a espaldas de la realidad, el capitalismo desbocado, y el neoliberalismo que lo promueve. Quienes conozcan mis opiniones sobre estos temas podrán imaginar mi satisfacción al verlas corroboradas por tamaña autoridad (a razón de 65.000 dólares por palabra).

 

Ciclos económicos

Sólo me queda espacio para resumir unos pocos razonamientos de Soros. En primer lugar, sostiene que la amplitud de los ciclos económicos clásicos ha aumentado gigantescamente debido a la globalización facilitada por la informática. Como es sabido, enormes capitales pueden fluir instantáneamente entre continentes, descapitalizando empresas y desestabilizando gobiernos.

Por ejemplo, en 1992 el propio Soros provocó una grave crisis de la libra esterlina, al vender en pocos días enormes cantidades de billetes de esta moneda. El valor de la libra cayó y, una vez que llegó por debajo de su valor real, Soros recompró un montón de esterlinas, con una ganancia de 10.000 millones de dólares (9 mil millones para sus clientes y mil millones para él).

¿Qué puede hacerse para impedir estas catástrofes? ¿Pedir dinero prestado al Fondo Monetario Internacional? No. En primer lugar, el Fondo ha quedado al descubierto después de haber intentado en vano salvar a economías enfermas (y debido a que los EE. UU. no pagan su cuota). En segundo lugar, el único remedio que conoce el FMI es disminuir los gastos sociales (a costillas de los pobres). No sabe qué hacer cuando el culpable es el sector privado, como ocurre con la actual crisis asiática.

 

La peor amenaza

Soros propone adoptar nuevas reglas, unas de alcance nacional y otras internacionales, que no cabe examinar aquí. El caso es que, en lugar de bregar por una mayor liberalización del mercado, aboga por restricciones crecientes. También afirma que la mercantilización global, al supeditar el interés público al privado, es la peor amenaza a la sociedad abierta. La empresa privada no tiene paciencia para con la lentitud del debate racional y la decisión colectiva. Soros sostiene que es preciso proteger los valores sociales, tales como la paz, la cohesión social y el bienestar, que el mercado pone en peligro.

Aunque no dice cómo efectuar los cambios sociales globales que propone, sugiere al menos que los problemas globales (o sistémicos) no pueden resolverse con egoísmo ni conservando el enfoque sectorial. Dice en cambio que hay que combinar la competencia con la cooperación, y que hay que enfrentar los problemas sistémicos en toda su complejidad.

Este libro merece ser leído y usado para promover un examen crítico y realista de los dogmas centenarios entronizados en nuestros ministerios y facultades de Economía. Y no hay que dejarse llevar por críticas adversas como la de The Economist, que sigue elogiando a los economistas académicos pese a sus reiterados fracasos. Al fin y al cabo, Soros sabe algo que casi todos los académicos y periodistas ignoran: cómo hacer megadólares.

4 comentarios to “La crisis del capitalismo global”

  1. Luciano Gil Says:

    señoooor por DiooooooS!!!… me habla de fines filantropicos y provoca crisis sin escrupulo para hacer megadolares… tanto valen??? eso primero…
    segundo, omo ha hecho dolares? sino por medio de la economia… me puede mencionar un pais que adopte medidas de libre comercio que no este en mejor estado que uno que no los adopte???… me va decir que venezuela esta mejor que chile? me va decir que bolivia esta mejor hong kong??? abra los ojos!!!!! no puede forzar a alguien a hacer algo que no quiere!!! las relaciones sociales forzadas no son sino eso! forzadas!!!!! o va venir el ejercito a imponerme trabajar??? por favor… abra los ojos…

    voy a comprar el libro… y lo voy a leer…
    me gustaria discutir mas con usted…
    tambien le aconsejo que compre un libro… la economia en una leccion… henry hazlitt

  2. jesus Says:

    lamentablemente luciano no tiene sentido critico sobre el juego economico ya que no mira, que para poder aumentar capitales los primeros que reciben su porcion es la sociedad que termina pagando los descalabros de las mal llamadas economias globales que unden sin piedan aquellos paise en vias de desarollo venezuela y chile que son 2 economias distinta ha podido mantenerce a flote a pesar de las crisis del capitalismo con toda las diferencias que puedan tener en los aspectos culturales y politicos ya que han tratado de que los menos afectados sea la sociedad cuando en otros paises recortaban salario en estos dos aumentaba no podemos decir que el porcentaje de ganancias que promueven estas personas vayan para sus propios intereses y no un colectivo.

  3. La crisis del capitalismo global de George Soros – Apuntes Breves « Raul Barral Tamayo's Blog Says:

    […] 1, 2, 3, 4 y […]

  4. pablo alonso Says:

    He llegado a este blog por casualidad y me parece bastante interesante. Un saludo compañero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: