¿nos clonamos, che?

Así se llama el siguiente texto, uno de los artículos breves incluidos en Cápsulas, libro del filósofo argentino publicado por Gedisa, donde rescata la obra de grandes pensadores y analiza temas de insoslayable vigencia 

Las posiciones de Mario Bunge suelen levantar ronchas porque son valientes y lo suficientemente claras como para ser entendidas fuera de los límites estrechos de la Academia. En Cápsulas, un libro que recoge sus artículos breves, en su mayoría publicados originalmente por la agencia EFE y que en estos días distribuirá la editorial Gedisa, el filósofo argentino rinde homenaje a la trayectoria de figuras de la talla de Karl Popper, Thomas Kuhn, Jorge Sabato y Luis F. Leloir. Y, a continuación, se ocupa de cuestiones ligadas a la ciencia y la técnica, la globalización, la idea de progreso, el azar, la psiquiatría, el desarraigo, la corrupción y muchas más. Reproducimos uno de esos trabajos, dedicado al controvertido tema de la clonación. A partir del más aséptico sentido común, el autor apuesta al conocimiento.

“Los primeros mamíferos clonados artificialmente a partir de animales adultos, ovejas, cerdos y monos, parecen gozar de buena salud. Al mismo tiempo, están asustados por los fogonazos de los fotógrafos. Con esto están pagando por su celebridad instantánea. Pero al menos nadie les pide sus autógrafos ni les pregunta qué piensan acerca de Madonna, el psicoanálisis o el Fondo Monetario Internacional.

“La nueva de esta hazaña de la biotécnica explotó casi con la misma violencia que la noticia de la primera bomba nuclear, medio siglo antes. Y suscitó esperanzas y temores parecidos. Mientras unos imaginaron usos benéficos, otros imaginaron usos maléficos. Lo que no es de extrañar, ya que la ambivalencia moral es característica de la técnica, a diferencia de la ciencia básica.

“Los posibles usos benéficos de la clonación artificial, una vez que se haya perfeccionado al punto de poder aplicarla masivamente, son obvios. En el futuro se podrán producir copias genéticas de calabazas, melocotones, conejos y vacunos campeones. No habrá que esperar decenios de ardua, azarosa y costosa selección artificial para propagar lo más perfecto de cada especie.

“Pero la perfección tiene un precio elevado. Si se cultivan solamente calabazas gigantes, que exigen mucha agua y mucho sol, se corre el riesgo de fracasar cuando se presente una sequía o un verano nuboso. Si se crían solamente vacas campeonas de la misma familia, se corre el riesgo de que todas sean atacadas por igual por gérmenes patógenos contra los cuales no están inmunizadas, y desaparezcan.

“La uniformidad genética es valiosa en circunstancias normales, pero catastrófica en circunstancias anormales. El motivo es que toda adaptación es circunstancial y toda perfección es parcial. Más vale una calabaza de tamaño mediano pero resistente, que una gigantesca pero vulnerable.

“El cheetah, leopardo africano, es el cuadrúpedo más veloz del planeta. Esto lo hace el cazador más eficiente: le basta una carrerita para atrapar una gacela suficiente para alimentar a su familia y, por añadidura, a una numerosa banda de hienas, buitres y otros carroñeros. Pero esta especie de grandes gatos tiene la enorme desventaja de poseer una gran uniformidad genética: todos los cheetahs se parecen enormemente entre sí. Por consiguiente, son igualmente vulnerables a gérmenes patógenos y accidentes ambientales. Por esto, los zoólogos creen que es una especie en vías de extinción. La diversidad genética, no la pureza racial, es garantía de supervivencia. (Tomen nota los racistas empeñados en la limpieza étnica.)

“La moraleja práctica es obvia: la clonación artificial debería practicarse con mucha cautela. Debería usarse sin disminuir el número de variedades ni, con mayor razón, el de especies. O sea, conviene practicarla solamente para multiplicar el número de especímenes superdotados de cada variedad o especie. En otras palabras, habría que conservar la biodiversidad al mismo tiempo que se multiplica el número de copias de ejemplares superdotados.

“¿Se aplica lo anterior a los seres humanos? No, y esto por varios motivos.

“Primero, la identidad genética de dos o más humanos no basta para obtener personas idénticas. El motivo es que somos producto no sólo de nuestra herencia, sino también de la experiencia, de la educación y de las circunstancias.

“Los gemelos univitelinos no son idénticos en todo. (…)

“Por consiguiente, aun cuando se lograra clonar un ser humano excepcional, las copias no heredarían lo que ha aprendido el original. (Los conocimientos no están codificados en el genoma.) Los clones recién nacidos serían infantes tan ignorantes como cualquier hijo de vecino. Para poder llegar a los talones del original tendrían que aprender tanto como éste. Al fin y al cabo, se espera de nosotros que aprendamos algo más que a balar y obedecer al pastor y a su perro ovejero.

“Más aún, los clones no podrían gozar de la misma educación ni de las mismas oportunidades y desafíos que el original. La suerte, buena o mala, no se repite. Y nadie puede escapar al accidente favorable o desfavorable que llamamos suerte.

“Podría objetarse que, para asegurar la identidad de los clones, se los criaría juntos y con las mismas nodrizas y maestras. Pero entonces se formarían personas tan similares que competirían entre sí por los mismos juguetes, las mismas golosinas y el cariño de las mismas personas. Competirían hasta destrozarse mutuamente.

“Segundo, la identidad genética es una desventaja antes que una ventaja cuando se hereda algún defecto genético, como la hemofilia, o una predisposición innata, como la diabetes o la esquizofrenia. Si no se conoce a fondo la historia familiar, no se puede predecir con certeza las enfermedades hereditarias que podrán padecer los mellizos o multillizos producto de la clonación.

“Tercero, presumiblemente se clonaría solamente a individuos excepcionales por algún motivo: inteligencia o fuerza física, astucia o falta de escrúpulos, etcétera. Se trataría de individuos de edades comprendidas entre los 30 y los 50 años. Pero tal vez las células extraídas de estos individuos contengan ADN gastado (con telomeros podados) y reproduzcan un número de generaciones mucho menor que las células de un recién nacido.

“Si es así, los clones envejecerían prematuramente. De poco les serviría el genoma sobresaliente, ni siquiera si se les ofreciese la mejor educación y las mejores oportunidades. En todo caso, aún no se sabe si los clones heredan la longevidad potencial de los originales.

“Peor: se sabe que los clones de ovejas y otros animales suelen tener graves defectos, como tamaño excesivo, trastornos circulatorios y respiratorios, disfunciones inmunitarias y malformaciones cerebrales. ¿Qué haríamos con clones humanos aquejados de graves defectos de nacimiento? ¿Los mataríamos tranquilamente como a las ovejas defectuosas?

“Cuarto, la clonación de seres humanos podría usarse con fines tenebrosos. En efecto, podría clonarse a individuos poderosos, para usar las copias como banco de órganos. Si el mandalluvias necesita un trasplante de corazón, se le extrae el corazón a uno de sus clones. Si luego necesita un nuevo riñón, se sacrifica a un segundo clon. Esta perspectiva basta para prohibir la clonación de seres humanos, como lo han hecho varios países por diversas razones. Pero sería un error proscribir las investigaciones básicas sobre los mecanismos de herencia y reproducción, ya que han arrojado resultados que han enriquecido no sólo el conocimiento, sino también la medicina, la veterinaria y la agronomía. En particular, es un grave error prohibir el uso de embriones para obtener células pluripotentes (stem cells), o sea, que pueden convertirse en células pertenecientes a órganos tan distintos como el corazón y el cerebro. Estas células podrían usarse para reemplazar células muertas. Por ejemplo, podrían fabricarse prótesis vivas para reemplazar partes del cerebro muertas a causa de accidentes vasculares.

“El conocimiento no daña. Sólo puede causar gran daño el malvado que usa conocimiento o el ignorante que se rehúsa a averiguar antes de actuar sobre el prójimo, o que pretende coartar la libertad de averiguar.

“En resumen, en este caso, como en los demás, es menester distinguir la ciencia básica de la técnica. Y hay que recordar que, mientras siempre es bueno conocer, hay acciones innecesariamente arriesgadas y otras francamente malas. En otras palabras, la ciencia es buena pero la técnica es ambivalente. Por lo tanto la primera merece apoyo y la segunda exige vigilancia. En particular, estudiemos la clonación, pero no nos clonemos.”

Por Mario Bunge

18 comentarios to “¿nos clonamos, che?”

  1. Lautaro Says:

    El conocimiento si que puede ser dañino, repercute en cada persona de diferente manera, una persona grave de salud puede fallecer al conocer de repente una noticia estrepitosa por dar un ejemplo cualquiera.
    Ni la vida ni la ciencia son neutras a pesar de que algunas veces quisieramos que lo sean debido a las consecuencias politicas negativas que traen. Ya el acto de conocer conlleva una ética: para conocer obviamente necesitamos vivir, y para ello debemos minimamente alimentarnos. Esto es debemos acabar con vidas ajenas para llevar a cabo la nuestra. Por ello hay que tener en cuenta que los cientificos al hacer ciencia definen una posición, una estrategia. No se puede entender como semejante “pensador” tan “satirico” y “agudo” “no se haya dado cuenta” de que mientras realizaba “ciencia”, sea básica o no, no estaba realizando un acto neutro sino participando politicamente en la sociedad como toda persona que vive y piensa en esta tierra. O si es tan politicamente neutro como la ciencia que auspicia y promociona, me gustaria saber como hace para no intervenir en la vida material de su tiempo, sea por accion u omision, mientras hace ciencia básica (aunque me imagino que al ser neutro e inerte no me va a poder responder…); o como hace para el lograr el conocimiento que es bueno absolutamente, y que obviamente es corrompido por los barbaros humanos diferentes a el?
    ¿Sorprende la doble moral de esta persona tan astuta, honorifica, o mejor dicho, simplemente falsa? ¿Será un charlatan más que a pesar de hablar mucho no le da importancia a sus palabras, ya que como la mayoria de estos animales prefiere su supervivencia al buen trato con su especie? Me gustaría escuchar respuestas.
    Cordiales Saludos, Lautaro.

  2. grupobunge Says:

    Lautaro: muchas gracias por tu comentario.
    En primer lugar hay que separa el problema del conocimiento en tres: el proceso de adquisicion- knowing-; el producto- knowledge- y por último su uso.
    Mientras que el primero y el tercero están comprometidos ética y moralmente, el segundo- knowledge- es independiente de la ética: es o verdadero o falso.
    La ciencia básica busca la verdad; la ciencia aplicada- o tecnología- se ocupan del uso.
    Bunge nunca afirma que la investigación científica se realiza en un vacio social; de ninguna manera. La investigación- knowing- está motivada, alentada o condicionada, por intereses sociales, ya sean éticos, políticos o ideológicos. Sin embargo, esto no afecta- o no tendría que afectar- el resultado de la investigación, es decir el knowledge. De todas maneras existen en las ciencia mecanismos para determinar la verdad o falsedad de una teoría o hipótesis independientemente de su valor social.
    Espero haya contestado tus inquietudes.
    Vuelvo a agradecer tu comentario y te aliento a que sigas estudiando e investigando y a no escaparla a la discusión racional: única via para asegurar la tolerancia y la cooperación
    Saludos

  3. Lautaro Says:

    Siguiendo con mi planteo anterior me parece que no se puede separar el knowing del knowledge y de su uso ya que son partes de un mismo todo, si faltara una de estas partes no se haría ciencia. Además, el knowledge tiene por si mismo un uso determinado, satisfacer los deseos de conocimiento de las personas, y por otra parte para llegar a el es necesario el proceso de knowing, que no es independiente de la ética, entonces tampoco lo puede ser el knowledge. Con esto no quiero decir que el conocimiento no pueda ser verdadero, simplemente quiero decir que siempre esta condicionado por intereses éticos, políticos e ideológicos, sea ciencia básica o aplicada, cuya diferencia no me parece tan notoria como Bunge la presenta. Me parece que esta separacion entre ciencia y ética o política o ideología es más bien virtual que real, así como la separación entre ciencia y técnica, y que el problema central reside en que se quiere separar la política y la ética, así como la técnica de la ciencia como si fueran algo
    sucio que la corrompe cuando es justamente lo que la posibilitan, y que desde mi punto de vista unicamente corrigiendo estos factores es posible hacer ciencia de una manera más adecuada.
    Tal vez mi punto de vista sea errado, pero me parece que algunas de las categorías que Bunge expone son muy forzadas, y que sería necesario que desarrolle más explicitamente su idea de ética y su justifiación.
    Saludos.

  4. grupobunge Says:

    Lautaro: estoy completamente de acuerdo con vos: la separación entre knowing y knowledge es en parte ficticia. Es como intentar explicar el humo sin el fuego que lo produce. Tanto el producto (knowledge) y el proceso (knowing) son partes partes de un todo. Pero mientras no son independientes sí son distinguibles. Si no los distinguieramos nos sería imposible verificar/contrastar cualquier teoría/hipótesis. Es decir, para verificar/contrastar, digamos la relatividad, ¿tendríamos que reconstruír los procesos cerebrales de Einstein?
    Separar el knowledge de los procesos cerebrales- únicos capaces de producir conocimiento- nos permite contrastar teorías sin importar quién las formuló.
    También acuerdo con vos en otro punto: no existe el conocimiento en un vacío social. Pero de ahí afirmar que todo conociemiento tiene un contenido ético o político hay un trecho que no estoy dispuesto a transitar. Afirmar que la mente es sólo un nombre para el conjunto de algunas funciones cerebrales no es ni un hecho político ni ético en sí mismo, aunque sí tenga consecuencias tanto éticas como políticas. Las verdades de la lógica y las matemáticas tampoco tienen contenido social.
    La relación entre ciencia y técnica, si bein estrecha e interdependiente, también es distinguible. La ciencia busca la verdad, el técnico la usa.
    Para concluír: como verás no estoy afirmando que el científico es una persona amoral o carente de ética, o que la ética no tiene punto de contacto con la ciencia; nada de eso. El científico, como toda persona que vive en sociedad, tiene obligaciones éticas y morales. Sin embargo, no estamos discutiendo la eticidad del científico sino sólo el contenido de sus investigaciones. No distinguirlos nos llevaría a rechazar, por ejemplo, la teoría de la evolutiva de Darwin en base a diferencias ideológicas o políticas y no porque sea verdadera o falsa. Exigir que las teoría científicas se amolden a presupuestos éticos o ideológicoas es característico de regimenes totalitarios y oscurantistas.

    Aclaro que mis comentarios no deben interpretarse como exponentes del pensamiento de Mario Bunge; son tan sólo reflexiones personales fundadas en mis propia lecturas, que incluyen por supuesto obras de Bunge.

    Saludos.

  5. Lautaro Says:

    Voy a ir por partes tratando de aportar lo que pueda teniendo en cuenta lo complicado del tema:
    ” el segundo- knowledge- es independiente de la ética: es o verdadero o falso”;”Tanto el producto (knowledge) y el proceso (knowing) son partes de un todo. Pero mientras no son independientes sí son distinguibles. Si no los distinguieramos nos sería imposible verificar/contrastar cualquier teoría/hipótesis. Es decir, para verificar/contrastar, digamos la relatividad, ¿tendríamos que reconstruír los procesos cerebrales de Einstein?”

    En absoluto, tendría que reformular lo que afirmaba y plantear que si son distinguibles, aunque teniendo en cuenta que son partes del todo y que deben ser analizadas en conjunto. Pero me parece que es necesario discutir algunos presupuestos: vos decis que el conocimiento es independiente de la ética, es o verdadero o falso. Yo diría que podemos decir que objetivamente un conocimiento es verdadero o falso en relación a la realidad, pero que sin embargo ese conocimiento nos es subjetivamente posible gracias a una ética particular, por lo que es posible decir que un conocimiento es ético o no y no por eso quitarle su grado de verdad.

    “Las verdades de la lógica y las matemáticas tampoco tienen contenido social”

    Sobre este punto no estoy tan seguro. Según creo haber leído en un texto de Bunge, la justificación de este punto de vista es que no hay diferencia entre las matemáticas que se desarrollaron en diferentes civilizaciones. Sin embargo, por ejemplo algunas matemáticas contemplaron el cero y otras no, y por otra parte la similitud tal vez pueda ocurrir justamente porque todas las sociedades tuvieron necesidades y desarrollos comunes de acuerdo a cierto contexto similar, así como todas las sociedades desarrollaron religiones con ciertos aspectos que nunca variaron. A su vez, la lógica también parece responder a la experiencia e ir construyendose a partir de su acumulación. Por ejemplo, ¿el principio de no contradicción no se ve de alguna manera ampliado por la dialectica ?

    “Sin embargo, no estamos discutiendo la eticidad del científico sino sólo el contenido de sus investigaciones. No distinguirlos nos llevaría a rechazar, por ejemplo, la teoría de la evolutiva de Darwin en base a diferencias ideológicas o políticas y no porque sea verdadera o falsa. Exigir que las teoría científicas se amolden a presupuestos éticos o ideológicos es característico de regimenes totalitarios y oscurantistas”

    Se podría decir que la ética permite la investigación científica pero no la determina.No estoy seguro si se planteó alguna teoría de la ciencia superadora a las de Kuhn o Lakatos, pero en ellas se planteaban que muchas veces coexisiten teorías opositoras en las que el cientifico termina eligiendo desarrollar una de ellas de acuerdo a su ideología, tal vez por los limites del conocimiento existente. Por otra parte, ¿existe algun criterio para diferenciar claramente ciencia de ideologia? Mi duda se centra en que actualmente la ciencia no contempla a la metafísica, desarrollando así una nueva metafísica, y que por otra parte parece dificil esta distinción en las ciencias sociales.

  6. grupobunge Says:

    Lautaro: sin dudas es este un tema complicado, pero por eso es tan fascinante.

    Vayamos por parte.

    El desarrollo del cerebro- órgano de la cognición- es producto no sólo de nuestra carga genética, sino, y es esto lo importante, de su interacción con el medio- en el caso de los humanos el medio es principalmente social. Es decir, el cerebro y la cognición no son independientes del medio social. Más enfáticamente: el cerebro pensado independientemente del medio social en el que se desarrolla es una ficción. Sin sociedad no hay conocimiento.

    Hasta acá creo que estamos de acuerdo.

    Sin embargo, esto no significa que todo bit de conocimiento fáctico tenga contenido social. Veamos algunos ejemplos: “la tierra no es plana, sino que es esférica- aprox.”; “el corazón bombea sangre el resto del cuerpo”; “el cerebro es el órgano de la cognición”; etc.
    Una sociedad puede alentar o desalentar ciertos campos de la investigación. La escala moral y ética del científico podrán ser determinantes a la hora de elegir un tema y un método de investigación. Sin embargo el contenido objetivo de una teoría o hipótesis es independiente tanto de los condicionantes sociales como éticos

    La ciencia busca generar conociemiento objetivo, entendiendo por objetvidad lo siguiente: una proposición es objetiva sí y sólo sí su referente es externo al sujeto y accesible para el resto de los sujetos, y sólo sí es verificable empíricamente. Véase que lo objetividad es independiente de la verdad. Una teoría puede ser objetiva y falsa: pensemos en la frenología.
    Es más, le verdad fáctica sólo puede ser provisional y en el mejor de los casos sólo es parcialmente verdadera. Pero la verdad o falsedad de una teoría se determina empírica y conceptualmente y no a través de un análisis ético o si es políticamente correcta.

    Nuestra definición de objetividad nos lleva a afirmar que las verdades de la matemática y la lógica no son objetivas: sus referentes no existen en el “mundo”. Pero nos metemos así en un tema más complicado y largo. Mejor dejarlo de lado.

    Sin ningun tipo de dudas el desarrollo tanto de la lógica como de la matemática se vio favorecido por condiciones sociales favorables. Pero no veo lo ético en una afirmación tal como “Si p es verdadero entonces no-p es falso”.

    En definitiva: sin sociedad no hay conocimiento, aunque sólo sea porque sin sociedad no hay persona cognoscente: imposible negarlo. Si queremos entender cómo se produce conocimiento y cómo conocemos efectivamente debemos estudiar al hombre en su totalidad, por lo que los condicionantes sociales y éticos no pueden desatanderse. Sin embargo, esto no es incompatible con la afirmación de que es posible y deseable hacer abstracción de las condiciones sociales a la hora de verificar una hipótesis.

    Si te interesa profundizar estos temas te recomiendo “La investigación científica”, “Filosofía de la psicología” “teoría y realidad”, “el problema mente cerebro” así como cualquiera de los 9 tomos del “treatise of basic philosophy”, todos de Mario Bunge. En estos libros encontrarás una teoría superadora tanto de la propuesta sociologicista de Kuhn como la del poppereano Lakatos

    Muchas gracias por tu comentarios. La mejor forma de aprender es a través del intercambio racional de ideas.
    Espero seguir recibiendo críticas y aportes tuyos.

  7. grupobunge Says:

    Lautaro:
    una excelente critica de Bunge a la dialectica la encontras en “scientific materialism” que creo esta traducido como “materialismo y ciencia”

    saludos

  8. Lautaro Says:

    Te agradezco tus respuestas, me aclararon bastantes dudas y en lo posible voy a tratar de leer alguno de los textos que me recomendas. Aclaro que no soy estudiante de filosofía, trato de arreglarme con los textos que tengo a mi alcance.
    Te dejo un último comentario tratando de redondear el tema, me parece que hay que tener cuidado como siempre con los extremos, por ejemplo en la discusion tal vez terminé cerca de una posición un tanto “posmoderna” y poco seria. Sin embargo muchas veces a corrientes como esas se las desacredita totalmente cuando tienen algunos puntos de vista interesantes, y cuyos puntos flojos son reformulables. Por eso en parte me resultó molesta la postura de Bunge, ideológica ya que desacredita abosultamente todo aporte de esos movimientos y encima tilda de charlatanes a todos ellos. Creo que hoy en día no se suele decir que Arisóteles, Platón, Leibniz, Espinoza, Kant, Hegel, Marx, o cualquier otro filósofo reconocido son charlatanes por el hecho de haber escrito cosas que hoy a veces parecen absurdas. De la misma manera, se podría descalificar a todo el pensamiento de Bunge citando solamente sus partes más flojas y criticarlas ampliamente para quitarle credibilidad (por ejemplo cuando dice que el conocimiento siempre es bueno y hay buenos que les dan usos benéficos, y malos que le dan usos maléficos; esto es una simplificación muy grande de la realidad, y sobretodo muy útil). Sin embargo, calificar toda su extensa obra como charlatanería o a él como charlatán por haber encontrado algunas posiciones inverosímiles es algo que se tendría que evitar.
    Y lo que me preocupa es que si una persona en nombre de la honestidad acusa de deshonestos a muchas otras, en algunos casos seguramente equivocadamente, y luego comete el mismo tipo de deshonestidad, su labor pierde cualquier tipo de credibilidad y se corre el riesgo de llegar al tan odiado posmodernismo en el cual el discurso pierde claramente la busqueda de cualquier tipo de verdad y termina cumpliendo alguna otra función. Y en ese caso la filosofía y la ciencia pierden sentido o en última instancia se las interpreta como poesía, y no creo que sea muy buena por cierto.
    Saludos

  9. Nelson Piedra Says:

    Estimado Lautaro, en este site tienes un par de libros de bunge, estan buenos.

    http://psikolibro.webcindario.com/libros/ccss/ccss01.html

    (espero que no haya problema de propiedad intelectual)

  10. Nelson Piedra Says:

    Creo que las personas tenemos unas mentes propensar a ser engañadas, aunque el ejercicio de la ciencia y la ética disminuye esta probabilidad.

    ¿Por qué conocer es bueno?

    El conocer va más allá del disfrute del investigador, el conocimiento como conocimiento no sirve, semejante a las tautologías de “1 es 1” o “no es 1 es no 1”, es el fin del conocimiento el que de el adjetivo de bueno o malo.

    La ciencia no se genera expontáneamente es una suerte de siembra y cosecha a través de los tiempos, y se merece recibir apoyo en cuanto el investigador busque el progreso y no solo el deleite de su curiosidad personal o una especie de neutralidad irresponsable del potencial uso.

    Conocer es bueno, pero se ha de ser sabio y no solo científico a la hora de decidir entre lo que es potencialmente peligroso y lo que es deliberadamente malo.

    Considero que dejando de lado la carrera de publicar primero o de conseguir vender una patente que es muy común en nuestros días, lo que debe primerar en las mentes de los científicos y en los técnicos es el desarrollo de la humanidad; no creo en las tautologias de conocer por conocer (ciencia) o de hacer por hacer (técnica) sino en un modelo de relación en el que la ciencia y la técnica se definen una en términos de otra (complementariamente, intrinsicamente y continuamente), sin dejar de ser lo que son.

    Tengamos cuidado con los políticos que son quienes deciden el uso del conocimiento, quienes conducen a cientificos y técnicos hacia intereses bondadosos o dañinos según su forma de ver el mundo y su conocimiento.

  11. Lautaro Says:

    Me quede con algunas dudas de tu respuesta. ¿Porque conocer es bueno y en que sentido? Según entendi de tu respuesta, porque lleva al desarrollo de la humanidad. ¿Esto tiene un valor en si mismo o tiene otra justificacion?
    Por otra parte, ¿a que te referias especificamente con “tengamos cuidado con los políticos”?
    Saludos.

  12. Nelson Piedra Says:

    Lautaro, considero que el conocimiento es movimiento, en un caminar hacia la verdad.

    La frase de “Tengamos cuidado con los políticos”, son ellos quienes deciden el uso del conocimiento: clonación, energía nuclear, productos químos. Ellos tienen la “plata” y la decisión de hacer o no algo.

    El investigador “descubre”y otros deciden que hacer con ello.

    Saludos Cordiales.

  13. Malambo Says:

    Me parece que si bien los fondos formales y acumulado, así como la problemática de las ciencias básicas particulares no estén éticamente comprometidos, el científico debe esforzarse en ver las posibles consecuencias de sus descubrimientos.

    Así, por ejemplo, el conocimiento adquirido del estudio de la fisión nuclear no tiene implicaciones morales. Sin embargo, el científico debería advertir de los potenciales usos malignos de los resultados de sus investigaciones en vista de las cantidades de energía liberada.

    A pesar de ello, pienso que nunca será demasiada la labor educativa de mostrar la división entre las ciencias, las ciencias aplicadas, las tecnologías, la industria y el poder político que regula la aplicación y el funcionamiento de todas ellas. Porque, al fin y al cabo, todos sabemos que las bombas nucleares sobre Hiroshima y Nagasaki las arrojó Harry Truman y no Albert Einstein (ni siquiera lo hicieron Teller ni Oppenheimer) y que dicha masacre no fue un experimento científico sino una carnicería militar (e.d., política).

    En síntesis, es cierto que el investigador descubre, pero opino que no puede “lavarse las manos” luego de la presentación del paper. Si ha descubierto algo que él piensa que de alguna manera podría afectar malamente el futuro de alguna parte de la humanidad, pienso que tiene el deber moral de denunciarlo. Pero también pienso que la sociedad no tiene derecho a prohibirle la investigación, sino que debe esforzarse porque las consecuencias negativas nunca tengan lugar.

  14. grupobunge Says:

    Malambo:
    excelente tu comentario. No podría estar más de acuerdo con tu planteo.
    muchas gracias

  15. Lautaro Says:

    Estoy en general de acuerdo con lo que se plantea, pero me gustaria tratar de profundizar en algun punto para debatir más a fondo.
    Antes que nada, sería bueno definir moral y ética, terminos que tal vez se presten a confusión, y que copio de “La Etica desde la Izquierda” de Gustavo Bueno. Moral: “obligaciones que afectan al individuo en cuanto parte atributiva de un grupo humano constituido (banda, familia, nación, partido político, clase social) al cual pertenece”. “Las normas éticas tienen un campo virtual de radio, en principio, mucho más amplio (…) su horizonte es «la Humanidad»”. Mas info en http://filosofia.org/rev/bas/bas21701.htm
    1) Veo en general en muchos filósofos y centíficos una preocupación excesiva por la verdad (aunque lógica por su profesión), al punto que ésta es un valor que se encuentra por encima de cualquier otro. Y aunque creo que por una parte es muy bueno, creo que tiene un contrapeso y bastante fuerte. Muchas veces esforzarse porque las consecuencias negativas no tengan lugar entra en contradicción con la investigación de la verdad. Por ejemplo, si la sociedad está en crisis, personalmente pienso que en ese momento sería más util que el cientifico participe activamente del panorama poltico, sobretodo con el peso politico que posee, a que este se dedique a temas no relacionadas con la crisis ( aunque esto no quiere decir que por casualidad al estudiar temas no directamente relacionados se encuentre una manera de ayudar a la resolución de estos conflictos). Para que se lleve a cabo una buena investigación es necesario que la sociedad pueda promoverla. Por otra parte, aunque es muy valida la distincion entre politicos y no politicos, no hay gobernantes sin gobernados y creo que sería valioso tratar de disminuir esta brecha, no echarle solo la culpa a los politicos como tanto se hace en Argentina, y tratar de encontrar un regimen politico viable. Me parece interesante por ejemplo el libro “el porvenir del socialismo” de Claudio Katz, en el que se plantea por ejemplo una democracia mixta, directa e indirecta bastante compleja. Pero como tambien ocurre con Bunge y la holo-tecno democracia, planteamiento un tanto menos concreto y mas utopico, queda pendiente señalar los medios para llegar al fin, cuestion para nada carente de importancia.
    2) Quiero aclarar que “la problemática de las ciencias básicas particulares no estén éticamente comprometidos” no vale en cuanto al proceso de “knowing”, y por lo tanto depende de este factor que el resultado (“knowledge”) pueda dejar bastante que desear (dependiendo de las resistencias éticas al conocimiento, que por cierto permiten el funcionamiento de la sociedad).
    No se si en cuanto a esto se puede agregar algo más, reitero que sobretodo en estos temas estoy bastante carente de conocimiento.
    Saludos al grupo.

  16. L Says:

    Repito, ¿tiene sentido hablar de que la ciencia, ya sea básica o aplicada, es independiente de de la ética?
    Creo que en algun punto es una apreciacion positivista en cuanto se separa a la ciencia de los valores subjetivos.
    Con esto no quiero decir que no se pueda comprobar el valor de verdad mas alla de la ética (aunque la verdad, ¿no es un valor etico ademas de lógico?) o que 2+2=4 tenga contenido ético, solo me parece que presta a confusiones decir que es independiente de la ética.
    Mi intención no es hacer un monologo, si sigo con la discusion es porque creo que tengo fundamentos y no me han demostrado lo contrario.

  17. grupobunge Says:

    Lautaro: esto es todo lo que yo tengo para decir- espero que te sirva de algo. El concepto verdad pertenece a la semántica (y en consecuencia a la ontología y a la espitemologia), mientras que el de “bueno” pertenece a la ética. En consecuencia, ambos son independientes. Si así no lo consideras estarías negando la posibilidad de formular un ética objetiva o científica, ya que reducirías todo concepto a una categoría ética dependiente en última instancia en motivaciones subjetivas y arbitrarias. Esto de hecho ya se ha planteado (Nietzsche) y es el eje de los llamados posmodernos.
    Asimismo, te repito que esta distnción no significa separación. La búsqueda de la verdad exige compromisos éticos como los son el no mentir, no falsear datos, no ocultar evidencia contraria, etc. La tecnología por su parte se compromete éticamente en la medida en que se ocupa del desarrollo de artefactos que mejoren la calidad de vida del ser humano al tiempo que condena la proliferación de artefactos que atentan contra la vida de los seres humanos.
    Para concluir: la verdad- o falsedad- no es una categoría ética, si bien su búsqueda y aplicación exigan un compromiso ético.
    Saludos

  18. L Says:

    Claro, creo que al fin y al cabo la mayoría de la discusión giró en cuanto a mi interpretación de la independencia entre verdad y ética como separación y no como distinción, no es muy agradable darse cuenta que gran parte de una discusion surge a partir de la interpretacion de un término!
    Disculpa la insistencia y te agradezco mucho tu tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: