Diccionario Filosófico – M.B. 3

amoral

independiente de la moralidad. No confundir con “inmoral”, o contrario a la moralidad admitida. Ejemplos: la matemática y la ciencia básica son amorales. Por el contrario, la tecnología y la ética están moralmente comprometidas dado su poder para influir en la vida. Un problema clásico es si los estudidios sociales están comprometidos moralmente. Este problema se evapora al distinguir ciencia social básica (v.), como la economía, de la tecnología social (v.), como la macroeconomía normativa. Efectivamente, éstos son los únicos que intentan cambiar la sociedad por consiguiente, están de acuerdo con algu nas normas morales o las violan.

amoralismo

La colección de doctrinas que niegan la legitimidad de las normas morales y, en general, de los juicios de valor. Ejemplos: el emotivismo (v.) ético y el nihilismo (v.).

análisis

La descomposición de un todo en sus componentes y las relaciones de éstos. Ant. síntesis: (v.). El análisis puede ser conceptual, empírico o de ambos tipos. El análisis conceptual distingue sin desarmar, mientras que el análisis empírico consiste en separar los componentes de un todo concreto. Un prisma analiza la luz blanca en las ondas de las distintas frecuencias; el análisis de Fourier hace lo mismo de un modo conceptual. El pensamiento crítico comienza por analizar las ideas y los procedimientos y culmina con síntesis tales como las clasificaciones, las teorías, los diseños de experimentos y los planes. El análisis puede tener cualquiera de los siguientes resultados: la disolución de problemas mal concebidos; un replanteamiento preciso de problemas mal propuestos; el descubrimiento de presuposiciones; la elucidación; la definición; la deducción; pruebas de consecuencia o inconsecuencia; prueba de compatibilidad o incompatibilidad con algún cuerpo de conocimientos; la reducción; el restablecimiento de relaciones -y más. El análisis es el sello de la racionalidad (v.) conceptual. En consecuencia, la familia de las filosofías puede dividirse en dos: las analíticas o racionalistas y las antianalíticas o irracionalistas. Como cabe suponer, en el campo antianalítico existe poca variedad, mientras que el analítico se caracteriza por su diversidad. Las distintas escuelas analíticas pueden ordenarse de varias maneras, entre otras según su profundidad. La más superficial de todas es la filosofía del lenguaje ordinario (v.), que solamente emplea el sentido común y evita todas las problemáticas tradicionales de la filosofía. La siguiente es la filosofía exacta (v.), la cual puede o no abordar problemas importantes, pero al menos los maneja con la ayuda de herramientas lógicas y matemáticas. Las filosofías más profundas combinan potentes herramientas analíticas con el conocimiento científico y tecnológico, para abordar problemas filosóficos interesantes aunque a menudo difíciles. Sin embargo, sin teorías es imposible el análisis profundo.

analiticidad

Esta palabra designa varios conceptos, entre ellos la noción vaga de Kant y la de tautología.

a] noción kantiana Según Kant una proposición es analítica syss el predicado está incluido en el sujeto. (Presuposición: todos los predicados son monarios, como “es joven”.) Tomada en sentido literal, esta definición es absurda. Considérese la proposición “Dios es omnipotente”, que puede simbolizarse como “dO“. No hay forma de que el sujeto d pueda estar incluido en el predicado O. Lo mejor que podernos hacer es volver a analizar dicha proposición como “Si d es divino, entonces d es omnipotente”. La hipótesis de que la omnipotencia es uno de los atributos de la divinidad se suma a la afirmación de que el predicado “omnipotente” es un miembro de la intensión [1] (v.) del predicado “es divino” junto con “omnipresente”, “omnisciente”, “lleno de misericordia” y otros similares. Esto es lo más aproximado que podemos obtener de la noción kantiana de analiticidad. Incluye la noción de pertenencia a un conjunto, no la de inclusión, y emplea una herramienta semántica, es decir, la teoría de la intensión del autor que esto escribe. Por consiguiente no está relacionada con la noción lógica de una proposición analítica. Tan sólo es una curiosidad histórica. Ésta es la razón por la cual se incluye habitualmente en los cursos de historia de la filosofía.

b] lógica Una proposición analítica es lo mismo que una tautología (v.): una fórmula compuesta que es verdadera con independencia de los significados y valores de verdad de sus constituyentes (fórmulas ató­micas). Ejemplo: “p o no‑p” en la lógica clási­ca. Las proposiciones analíticas están inclui­das en la clase de las verdades (v.) formales o a priori, es decir, las proposiciones que son ver­daderas no porque se correspondan con los he­chos, sino en virtud de su coherencia (v.) con otras proposiciones del mismo cuerpo de co­nocimiento. En el caso de las tautologías, esta coherencia se asegura por la equivalencia de todas las tautologías. Advertencia 1: las dife­rentes teorías lógicas tienen diferentes conjun­tos de tautologías, aunque parcialmente sola­pados. Advertencia 2: las tautologías no son sinsentidos: no tienen ningún significado espe­cífico, no “dicen” nada especial sobre nada en particular.

 

Analítico/Sintético, división

La concepción tradicional según la cual cada proposición es analítica en sentido estricto (es decir, lógicamente verdadera) o bien es sinté­tica (es decir, empírica). Esta división es una piedra angular tanto del positivismo lógico como de la filosofía de Wittgenstein. Es una concepción falsa porque las proposiciones es­trictamente matemáticas, como “existen infi­nitos números primos”, no pertenecen a la ló­gica ni a las ciencias factuales. La dicotomía correcta es formal/fáctico (v.)

Analogía

Similitud en algunos aspectos. La analogía puede ser sustancial, formal o ambas. Dos ob­jetos son sustancialmente análogos entre sí syss están compuestos del mismo “material”. Ejemplo: todos los sistemas sociales son sus­tancialmente análogos al estar formados por personas. Dos objetos son formalmente análo­gos syss existe una relación de corresponden­cia entre sus partes o sus propiedades. Ejem­plos: el conjunto de los números enteros y de los enteros pares; la migración humana y la iónica. Dos casos especialmente importantes son aquellos en que los objetos implicados son conjuntos o sistemas. La analogía entre con­juntos presenta diferentes grados. La más débil se obtiene cuando existe una relación in­yectiva que se aplica de un conjunto al otro, es decir, cuando cada elemento de un conjunto tiene un compañero en el otro. La analogía más fuerte es el isomorfismo, el cual se obtiene cuando todo elemento y toda operación de cada conjunto están reflejados en el otro. Pues­to que es la analogía más fuerte, el isomorfis­mo es la menos común. (A propósito, la afir­mación bastante popular de que el verdadero conocimiento es isomórfico con el mundo real es errónea, ya que el mundo real no es un con­junto.) Dos sistemas (v.) concretos pueden ser análogos de cualquiera de estas cinco formas: con respecto a su composición, entorno, es­tructura, función o historia. Así, todos los sis­temas sociales son análogos respecto a su com­posición en cuanto están formados por personas; todas las comunidades rurales son análogas respecto a su entorno ya que están enclavadas en ambientes agrícolas; todas las escuelas son estructuralmente análogas en tan­to que están unidas por el vínculo del aprendi­zaje; todos los estados son funcionalmente análogos en tanto que mantienen la seguridad; y todos los bancos son históricamente análo­gos en cuanto son generados por el co­mercio. El concepto de analogía funcional es insignificante en biología. Por ejemplo, no puede deducirse mucho del hecho de que las alas de los murciélagos y las alas de los pájaros sean funcionalmente análogas. Por el contra­rio, el concepto de analogía histórica es muy importante en biología, donde se llama homolo­gía. Ejemplo: las extremidades delanteras de los animales terrestres son históricamente aná­logas a las aletas de los animales acuáticos por­que tienen antepasados comunes. Las analo­gías pueden ser superficiales o profundas. Si son las primeras, no llevan a ninguna parte. Si son profundas, sugieren una pauta (ley).

 

Notas

AMORALISMO

Afirmación teórica de que no hay principios con los que sea posible determinar la bondad o la maldad moral de las acciones, pero también afirmación de que, en definitiva, no existe ni bien ni mal moral. Puede ser una consecuencia del relativismo moral o de una actitud crítica ante la moral establecida, pero históricamente se atribuye preferentemente a la actitud que adopta Nietzsche en su insistencia en el nihilismo.

Diccionario de filosofía 1996. Empresa Editorial Herder S.A., Barcelona..

ANALITICIDAD

Concepto debido a la distinción que estableció Hume entre relaciones de ideas y cuestiones de hecho. Estas últimas se refieren a la verdad de hecho, mientras que las primeras son verdades que se «descubren mediante una simple operación del entendimiento». Se relaciona con la tautología, la implicación y la sinonimia.

Diccionario de filosofía 1996. Editorial Herder S.A., Barcelona.

1) LOS JUICIOS ANALÍTICOS Y SINTÉTICOS

Kant hace una distinción entre juicios dependiendo de la relación que mantiene el predicado de la proposición con el sujeto. Así podemos establecer dos clases de juicios:

1. Juicios analíticos (A es B).

Son aquellos en los cuales el predicado (B) está incluído en la noción de sujeto (A). Por ejemplo: La pelota (A) es redonda (B). La noción de redondez se infiere directamente y se halla implícita en el sujeto “pelota”. Desde luego, no hay pelotas cuadradas.

En estos tipos de juicio, es suficiente examinar detenidamente el sujeto para comprender que el predicado le conviene necesariamente.

Otros juicios analíticos serían: todos los cuerpos tienen extensión, el todo es siempre mayor que la parte y un triángulo tiene tres ángulos.

Estos juicios son explicativos, es decir, explican lo que ya estaba implícito (tres ángulos) en la noción misma de sujeto (triángulo). Por este motivo, los juicios analíticos no amplían nuestros conocimiento ni nos permiten averiguar nuevas verdades.

Esta obviedad de los juicios analíticos es la que proporciona que los conocimientos que aporta sean siempre uiversales y necesarios. A nadie se le ocurriría pensar un triangulo que tuviera más (o menos) de tres ángulos, ni tampoco jugar al tenis con una pelota que no fuera más o menos esférica.

De todo ésto se deduce otra cosa importante que ya no depende de la relación del sujeto con el predicado: los juicios analíticos son siempre a priori, esto es: son juicios cuya validez podemos establecer con total independencia de la experiencia. La noción misma de triángulo implica necesariamente el tener tres ángulos, y no tenemos que dibujar todos los posibles triángulos existentes para comprobarlo.

2. Los juicios sintéticos (A es B).

Son aquellos cuyo predicado (B) no está contenido en la noción de sujeto (A). Por ejemplo: la pelota (A) es azul (B). el predicado azul no se infiere directamente con sólo pensar en el sujeto pelota. Pare saber ésto, tendremos que ver concretamente ésa pelota que, de hecho, es azul.

Otros ejemplos de juicios sintéticos son los siguientes: los maoríes pesan más de 120 kilos o a ningún segoviano les gusta la Coca-Cola. Suponiendo que estas afirmaciones fueran ciertas, su verdad habría que comprobarla a través de la experiencia, ya que la noción de sujeto maorí, incluye únicamente el lugar donde ha nacido el sujeto y no da información alguna sobre su peso, altura, gustos o creencias.

Vemos que los juicios sintéticos sí amplían y aumentan nuestros conocimientos (analíticamente sabía que la pelota es redonda, pero ahora que la he visto sé algo nuevo sobre ella: que es azul, de plástico, mate, y que tiene un diámetro de 15 cm.). A esta propiedad de los juicios sintéticos de ampliar nuestros conocimientos la denominó kant extensión. Los juicios sintéticos son extensivos.

Por lo que hemos visto podemos deducir otra cosa más: estos juicios son a posteriori, es decir, su verdad es conocida a partir de la experiencia: para saber si a los segovianos les gusta o no la Coca-Cola no tendremos más remedio que ir a visitarlos. Pero los juicios sintéticos a posteriori no son universales y necesarios: sucede que la pelota es azul y de plástico, pero esta verdad es contingente y particular. El dueño de la pelota podría pintarla o darle tanto uso que su color acabara siendo indeterminable. Respecto al caso de los maoríes podría darse el caso exepcional de que uno de ellos fuese muy flaco y por lo tanto jamás pesara esos 120 kilos de rigor.

 

Los conocimientos aportados por la experiencia están sujetos a todo tipo de modificaciones y excepciones que impiden que podamos asegurar su necesidad y universalidad: existe la posibilidad de que lo que ha venido sucediendo de una manera no vuelva a suceder así en un futuro. Quizás un día los segovianos cambien el buen vino por la Coca-Cola.

1) Sobre análisis y síntesis

A excepción de Kant, la filosofía continental reciente ha tendido a ser sintética, y la filosofía inglesa ha tendido a ser analítica. Se pueden distinguir tres posturas principales en la práctica del análisis; la primera de ellas es la de G.E. Moore. Este filósofo cuestionó un supuesto que los metafísicos, principalmente los idealistas, daban por cierto, y es que no conocemos todas las cosas ordinarias y monótonas del mundo que afirmamos conocer. Ciertamente, dirá Moore, “nosotros no conocemos su análisis más adecuado”; y casi toda su actividad filosófica fue dedicada a descubrir el análisis más adecuado de las proposiciones cuya verdad no puede ser dudada seriamente. Un análisis es una especie de definición, un tipo de ecuación con la expresión equívoca.

B. Russell representa la segunda de las posturas. Russell llegó a la práctica del mismo tipo de análisis definicional que Moore por camino distinto. La descripción que hace del mundo es la de un mundo compuesto por hechos atómicos, en correspondencia con cada uno de los cuales habría un enunciado atómico verdadero. El propósito del análisis sería la descomposición de los hechos complejos en sus componentes atómicos mediante el método de descomposición (análisis) de los enunciados complejos en enunciados atómicos.

Por último, cabe destacar la posición de los positivistas lógicos, quienes mantenían que los enunciados de la metafísica carecen de sentido, y se interesaban principalmente por establecer un criterio de demarcación entre metafísica y ciencia natural. Utilizaron el análisis, primero, para la eliminación de la metafísica y, segundo, para la clasificación del lenguaje de la ciencia.

 

Actualmente se utiliza a menudo la expresión “filosofía analítica para hacer referencia a una tendencia filosófica general, muy extendida por el mundo de habla inglesa, cuyas principales características son la propensión a un trabajo de clarificación minuciosa antes que a la construcción de amplias síntesis especulativas, el empleo de técnicas detalladas y rigurosas de exposición y argumentación, y, finalmente, la tendencia a una consideración lo más objetiva posible de los problemas filosóficos; este último aspecto implica dar una especial relevancia a los hechos lingüísticos, puesto que el lenguaje es la herramienta indispensable de exposición y resolución de este tipo de problemas.

2) ANÁLISIS/SÍNTESIS ANALÍTICO/SINTÉTICO

Jacobo Muñoz en su Compendio de Epistemología define la entrada análisis/síntesis, analítico/sintético. Tal y como se explica, la pareja análisis/síntesis, en tanto que sustantivos que se refieren a procedimientos conjugados, tiene su origen en la geometría griega. El análisis es entendido como un regressus hacia los principios y la síntesis como un progressus hacia las consecuencias. Platón distingue entre la synagogé, un momento regresivo o analítico que tiene por objeto el conocimiento de las ideas, y la diaíresis, una marcha descendente y sintética que permite una clasificación racional de la realidad. Aristóteles también reconoce la relación inversa entre estos dos métodos. El sentido que adquieren estos términos en la geometría es trasladado por Descartes al ámbito de la metafísica, y por Newton a la ciencia natural. La generalización de ambos métodos es obra de Leibniz.

 

En cuanto al par analítico/sintético, su definición aparece en el libro cuarto del Ensayo de Locke, aunque su sentido epistemológico adquiere relevancia en la obra de Kant. Sobre el supuesto de que todos los juicios se pueden reducir al esquema sujeto-predicado, Kant distingue entre juicios analíticos (aquellos cuyo predicado está incluido en el sujeto) y juicios sintéticos (si el predicado no está contenido en el sujeto). Posteriormente la analiticidad se define a partir de la demostrabilidad en un sistema lógico (Frege) o por referencia a las fórmulas lógicas que resultan verdaderas bajo toda interpretación (Wittgenstein y Carnap). En general podemos decir que el positivismo lógico entiende que los enunciados analíticos son las tautologías y que los enunciados sintéticos son aquellos susceptibles de comprobación empírica. El problema surge cuando se intenta comprender cómo es posible la comprobación empírica de enunciados con términos teóricos. Surgen así las críticas de Popper, Hanson, Quine y Putnam a la distinción analítico/sintético.

HOMOLOGÍA –ANALOGÍA

EN LA TEORÍA DE LA EVOLUCIÓN

HOMOLOGÍA O SIMILARIDAD DE PARENTESCO: Correspondencia anatómica entre órganos de distintos seres (especies diferentes) que aunque pueden llegar a ser bastante diferentes en sus funciones, tienen, sin embargo, un plan estructural común que se interpreta como consecuencia de un mismo origen y de un desarrollo filogénico común (ej., extremidades delanteras en forma de pata para rápida locomoción o bien en forma de zapa para excavar, pero siempre con una anatomía similar). Un órgano es homólogo a otro por lo que es, no por lo que hace. Por el contrario, la analogía designa similaridad de funciones

——

Un método básico de la Anatomía comparada consiste en distinguir las semejanzas entre órganos en dos grandes tipos: una semejanza homológica y una semejanza analógica. Un ejemplo típico para diferenciar estos dos conceptos es el de las extremidades de los vertebrados. Si comparamos, por ejemplo, las aletas de un pez con las de un delfín o una ballena, nos sorprende la semejanza externa de unas y otras. Pero, si observamos la estructura ósea de unas y otras, veremos desvanecerse la semejanza. El esqueleto de las aletas de las ballenas y los delfines sólo difiere en pequeños detalles del de cualquier mamífero terrestre típico. En cambio, el esqueleto de la aleta de los peces varía enormemente. Las semejanzas externas entre las aletas del pez y las de la ballena se explican fácilmente como una adaptación funcional a la natación. A estos órganos se les llama análogos. Por el contrario, las aletas de las ballenas y las extremidades del resto de los mamíferos son órganos homólogos.

Las semejanzas profundas entre los organismos son las homológicas y no las analógicas, de manera que sólo sobre aquéllas es posible establecer una clasific


[1] Intensión: lo que “dice” un predicado, su sentido (R.A.)

9 comentarios to “Diccionario Filosófico – M.B. 3”

  1. TATINANA Says:

    HOLA ESTA PAGINA ME PARECE SUPER GENIAL AUNQUE NO HE ENCONTRADO LO QUE NESESITO

  2. CAMILO Says:

    HOLA ESTOY DEACUERDO CON TATIANA ESTA PAGINA NO SIRVE PARA NADA

  3. luis gabriel Says:

    es super mega triple mala
    voten eso
    eliminenlo

  4. juny Says:

    que es una síntesis analítica??? help meeee

    y como se redacta???

    que no es contrario una síntesis a un análisis????

  5. mary Says:

    nooooooooooooommmmmmmmmmmmmbbbbbbbbbbbbeeeeeeeeeeeeeeeeeeee esto no sirve paaaaaaaaaaaarrrrrrrrra nadaaa q peyeeeee

  6. estefany Says:

    mmmmmmmmmmmmmmmmmmm
    estoy deacuerdo con lod demas no disen nada de lo q buscamos
    gracias npor nomas estar ocupando espacio.

  7. debora Says:

    esta pajina no tiene niun brillo es super fome
    no sirve paranada de nada.chorizilla

  8. adriana Says:

    esta pagina no sirbe para nada

  9. javier Says:

    son unos tontos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: