Inventario de las principales características de la ciencia fáctica.

El conocimiento científico es fáctico: parte de los hechos, los respeta hasta cierto punto, y siempre vuelve a ellos. La ciencia intenta describir los hechos tales como son, independientemente de su valor emocional o comercial: la ciencia no poetiza los hechos ni los vende, si bien sus hazañas son una fuente de poesía y de negocios. En todos los campos, la ciencia comienza estableciendo los hechos; esto requiere curiosidad impersonal, desconfianza por la opinión prevaleciente, y sensibilidad a la novedad.

 

Los enunciados fácticos confirmados se llaman usualmente ‘datos empíricos’; se obtienen con ayuda de teorías (por esquemáticas que sean) y son a su vez la materia prima de la elaboración teórica. Una subclase de datos empíricos es de tipo cuantitativo; los datos numéricos y métricos se disponen a menudo en tablas, las más importantes de las cuales son las tablas de constantes (tales como las de los puntos de fusión de las diferentes sustancias). Pero la recolección de datos y su ulterior disposición en tablas no es la finalidad principal de la investigación: la información de esta clase debe incorporarse a teorías si ha de convertirse en una herramienta para la inteligencia y la aplicación. ¿De qué sirve conocer el peso específico del hierro si carecemos de fórmulas mediante las cuales podemos relacionarlo con otras cantidades?

No siempre es posible, ni siquiera deseable, respetar enteramente los hechos cuando se los analiza, y no hay ciencia sin análisis, aun cuando el análisis no sea sino un medio para la reconstrucción final de los todos. El físico atómico perturba el átomo al que desea espiar; el biólogo modifica y puede incluso matar al ser vivo que analiza; el antropólogo empeñado en el estudio de campaña de una comunidad provoca en ella ciertas modificaciones. Ninguno de ellos aprehende su objeto tal como es, sino tal como queda modificado por sus propias operaciones; sin embargo, en todos los casos tales cambios son objetivos, y se presume que pueden entenderse en términos de leyes: no son conjurados arbitrariamente por el experimentador. Más aún, en todos los casos el investigador intenta describir las características y el monto de la perturbación que produce en el acto del experimento; procura, en suma, estimar la desviación o “error” producido por su intervención activa. Porque los científicos actúan haciendo tácitamente la suposición de que el mundo existiría aun en su ausencia, aunque, desde luego, no exactamente de la misma manera.

El conocimiento científico trasciende los hechos: descarta hechos, produce nuevos hechos y los explica. El sentido común parte de los hechos y se atiene a ellos: a menudo se limita al hecho aislado, sin ir muy lejos en el trabajo de correlacionarlo con otros o de explicarlo. En cambio, la investigación científica no se limita a los hechos observados: los científicos exprimen la realidad a fin de ir más allá de las apariencias; rechazan el grueso de los hechos percibidos, por ser un montón de accidentes; seleccionan los que consideran que son relevantes, controlan hechos y, en lo posible, los reproducen. Incluso producen cosas nuevas, desde instrumentos hasta partículas elementales; obtienen nuevos compuestos químicos, nuevas variedades vegetales y animales, y, al menos en principio, crean nueva pautas de conducta individual y social.

 

Más aún, los científicos usualmente no aceptan nuevos hechos a menos que puedan certificar de alguna manera su autenticidad; y esto se hace, no tanto contrastándolos con otros hechos, cuanto mostrando que son compatibles con lo que se sabe. Los científicos descartan las imposturas y los trucos mágicos porque no encuadran en hipótesis muy generales y fidedignas, que han sido puesta a prueba en incontables ocasiones. Vale decir, los científicos no consideran su propia experiencia individual como un tribunal inapelable; se fundan, en cambio, en la experiencia colectiva y en la teoría.

Hay más: el conocimiento científico racionaliza la experiencia en lugar de limitarse a describirla; la ciencia da cuenta de los hechos, no inventariándolos sino explicándolos por medio de hipótesis (en particular, enunciados de leyes) y sistemas de hipótesis (teorías). Los científicos conjeturan lo que hay tras los hechos observados, y de continuo inventan conceptos (tales como los de átomo, campo, masa, energía, adaptación, integración, selección, clase social, o tendencia histórica) que carecen de correlato empírico, esto es, que no corresponden a preceptos, aun cuando presumiblemente se corresponden a preceptos, aun cuando presumiblemente se refieren a cosas, cualidades o relaciones existentes objetivamente. (No percibimos los campos eléctricos o las clases sociales, inferimos su existencia a partir de hechos experimentables, y tales conceptos son significativos tan sólo en ciertos contextos teóricos).

Este transcender la experiencia inmediata, este salto del nivel observacional al teórico, le permite a la ciencia mirar con desconfianza los enunciados sugeridos por meras coincidencias; le permite predecir la existencia real de cosas y procesos ocultos a primera vista, pero que instrumentos (materiales o conceptuales) más potentes pueden descubrir. Las discrepancias entre las previsiones teóricas y los hallazgos empíricos figuran entre los estímulos más fuertes para edificar teorías nuevas y diseñar nuevos experimentos. No son los hechos por sí mismos sino su elaboración teórica y la comparación de las consecuencias de la teorías con los datos observacionales, la principal fuente del descubrimiento de nuevos hechos.

 

La ciencia es analítica: la investigación científica aborda problemas circunscriptos, uno a uno, y trata de descomponerlo todo en elementos (no necesariamente últimos o siquiera reales). La investigación científica no se plantea cuestiones tales como “¿Cómo es el universo en su conjunto?”, o “¿Cómo es posible el conocimiento?”. Trata, en cambio, de entender toda situación total en términos de sus componentes; intenta descubrir los elementos que componen cada totalidad, y las interconexiones que explican su integración.

Los problemas de la ciencia son parciales y así son también, por consiguiente, sus soluciones; pero más aún: al comienzo los problemas son estrechos o es preciso estrecharlos. Pero, a medida que la investigación avanza, su alcance se amplía. Los resultados de la ciencia son generales, tanto en el sentido de que se refieren a clases de objetos (p. Ej.: lluvia), como en que están, o tienden a ser incorporados en síntesis conceptuales llamadas teorías. El análisis, tanto de los problemas como de las cosas, no es tanto un objetivo como una herramienta para construir síntesis teóricas. La ciencia auténtica no es atomista ni totalista.

La investigación comienza descomponiendo sus objetos a fin de descubrir el “mecanismo” interno responsable de los fenómenos observados. Pero el desmontaje del “mecanismo” no se detiene cuando se ha investigado la naturaleza de sus partes; el próximo paso es el examen de la interdependencia de las partes, y la etapa final es la tentativa de reconstruir el todo en términos de sus partes interconectadas. El análisis no acarrea el descuido de la totalidad; lejos de disolver la integración, el análisis es la única manera conocida de descubrir cómo emergen, subsisten y se desintegran los todos. La ciencia no ignora la síntesis; lo que sí rechaza es la pretensión irracionalista de que las síntesis pueden ser aprehendidas por una intuición especial, sin previo análisis.

La investigación científica es especializada: una consecuencia del enfoque analítico de los problemas es la especialización. No obstante la unidad del método científico, su aplicación depende, en gran medida, del asunto; esto explica la multiplicidad de técnicas y la relativa independencia de los diversos sectores de la ciencia.

Sin embargo, es menester no exagerar la diversidad de las ciencias al punto de borrar su unidad metodológica. El viejo dualismo materia/espíritu había sugerido la división de las ciencias en Naturwissenschaften, o ciencias de la naturaleza, y Geisteswissenschaften, o ciencia del espíritu. Pero estos géneros difieren en cuanto al asunto, a las técnicas y al grado de desarrollo, no así en lo que respecta al objetivo, método y alcance. El dualismo razón/experiencia había sugerido, a su vez, la división de las ciencias fácticas en racionales y empíricas, que tampoco es adecuada porque todas son a la vez racionales y empíricas. Menos sostenible aún es la dicotomía ciencias deductivas/ciencias inductivas, ya que toda empresa científica –sin excluir el dominio de las ciencias formales– es tan inductiva como deductiva, sin hablar de otros tipos de inferencia.

La especialización no ha impedido la formación de campos interdisciplinarios, tales como la biofísica, la bioquímica, la psicofisiología, la psicología social, la teoría de la información, la cibernética, o la investigación operacional. Con todo, la especialización tiende a estrechar la visión del científico individual; un único remedio ha resultado eficaz contra la unilateralidad profesional –que a menudo degenera en miopía profesional–, y es una dosis de filosofía.

El conocimiento científico es claro y preciso: sus problemas son distintos, sus resultados son claros. El conocimiento ordinario, en cambio, usualmente es vago e inexacto; en la vida diaria nos preocupamos poco por dar definiciones precisas, descripciones exactas, o mediciones afinadas: si éstas nos preocuparan demasiado, no lograríamos marchar al paso de la vida. La ciencia torna preciso lo que el sentido común conoce de manera nebulosa; pero, desde luego, la ciencia es mucho más que sentido común organizado: aunque proviene del sentido común, la ciencia constituye una rebelión contra su vaguedad y superficialidad. El conocimiento científico procura la precisión; nunca está enteramente libre de vaguedades, pero libre de error, pero posee una técnica única para encontrar errores y para sacar provecho de ellos.

La claridad y la precisión se obtienen en ciencia de las siguientes maneras:
 

Los problemas se formulan de manera clara; el primero, y a menudo el más difícil, es distinguir cuáles son los problemas; no hay artillería analítica o experimental que pueda ser eficaz si no se ubica adecuadamente al enemigo;

La ciencia parte de nociones que parecen claras al no iniciado, y las complica, purifica, y eventualmente las rechaza; la transformación progresiva de las nociones corrientes se efectúa incluyéndolas en esquemas teóricos. Así, por ejemplo, ‘distancia’ adquiere un sentido preciso al ser incluida en la geometría métrica y en la física;

La ciencia define la mayoría de sus conceptos; algunos de ellos se definen en términos de conceptos no definidos o primitivos, otros de manera implícita, esto es, por la función que desempeñan en un sistema teórico (definición contextual). Las definiciones son convencionales, pero no se las elige caprichosamente: deben se convenientes y fértiles. (¿De qué vale, por ejemplo, poner un nombre especial a las muchachas pecosas que estudian ingeniería y pesan más de 50 kg.?). Una vez que se ha elegido una definición, el discurso restante debe guardarle fidelidad si se quiere evitar inconsecuencias;

La ciencia crea lenguajes artificiales inventando símbolos (palabras, signos matemáticos, símbolos químicos, etc.); a estos signos se les atribuye significados determinados por medio de reglas de designación (tal como “En el presente contexto, ‘H’ designa el elemento de peso atómico unitario”). Los símbolos básicos serán tan simples como sea posible, pero podrán combinarse conforme a reglas determinadas para formar configuraciones tan complejas como sea necesario (las leyes de combinación de los signos que intervienen en la producción de expresiones complejas se llaman reglas de formación);

La ciencia procura siempre medir y registrar los fenómenos. Los números y las formas geométricas son de gran importancia en el registro, la descripción y la inteligencia de los sucesos y procesos. En lo posible, tales datos debieran disponerse en tablas o resumirse en fórmulas matemáticas. Sin embargo, la formulación matemática, deseable como es, no es una condición indispensable para que el conocimiento sea científico; lo que caracteriza el conocimiento científico es la exactitud numérica o métrica, la que es inútil si media la vaguedad conceptual. Más aún, la investigación científica emplea, en medida creciente, capítulos no numéricos y no métricos de la matemática, tales como la topología, la teoría de los grupos, o el álgebra de las clases, que no son ciencias del número y de la figura, sino de la relación.

El conocimiento científico es comunicable: no es inefable sino expresable, no es privado sino público. El lenguaje científico comunica información a quienquiera haya sido adiestrado para entenderlo. Hay, ciertamente, sentimientos oscuros y nociones difusas, incluso en el desarrollo de la ciencia (aunque no en la presentación final del trabajo científico); pero es preciso aclararlos antes de poder estimar su adecuación. Lo que es, inefable puede ser propio de la poesía o de la música, no de la ciencia, cuyo lenguaje es informativo y no expresivo o imperativo. (La inefabilidad misma es, un cambio, tema de investigación científica, sea psicológica o lingüística).

 

La comunicabilidad es posible gracias a la precisión; y es a su vez una condición necesaria para la verificación de los datos empíricos y de las hipótesis científicas. Aún cuando, por “razones” comerciales o políticas, se mantengan en secreto durante un tiempo algunos trozos del saber, deben ser comunicables en principio para que puedan ser considerados científicos. La comunicación de los resultados y de las técnicas de la ciencia no sólo perfecciona la educación general sino que multiplica las posibilidades de su confirmación o refutación. La verificación independiente ofrece las máximas garantías técnicas y morales, y ahora es posible, en muchos campos, en escala internacional. Por esto, los científicos consideran el secreto en materia científica como enemigo del progreso de la ciencia; la política del secreto científico es, en efecto, el más eficaz originador del estancamiento en la cultura, en la tecnología y en la economía, así como una fuente de corrupción moral.

El conocimiento científico es verificable: debe aprobar el examen de la experiencia. A fin de explicar un conjunto de fenómenos, el científico inventa conjeturas fundadas de alguna manera en el saber adquirido. Sus suposiciones pueden ser cautas o audaces, simples o complejas; en todo caso, deben ser puestas a prueba. Es test de las hipótesis fácticas es empírico, esto es, observacional o experimental. El haberse dado cuenta la ciencia helenística. En este sentido, las ideas científicas (incluidos los enunciados de leyes) no son superiores a las herramientas o a los vestidos: si fracasan por entero.

 

La experimentación puede calar más profundamente que la observación, porque efectúa cambios en lugar de limitarse a registrar variaciones: aísla y controla las variables sensibles o pertinentes. Sin embargo, los resultados experimentales son pocas veces interpretables de una sola manera. Más aún, no todas las ciencias pueden experimentar, y en ciertos capítulos de la astronomía y de la economía se alcanza una gran exactitud sin ayuda del experimento. La ciencia fáctica es por esto empírica en el sentido de que la comprobación de sus hipótesis involucra la experiencia; pero no es necesariamente experimental y, en particular, no es agotada por las ciencias de laboratorio, tales como la física.

La prescripción de que las hipótesis científicas deben ser capaces de aprobar el examen de la experiencia es una de las reglas del método científico; la aplicación de esta regla depende del tipo de objeto, del tipo de la hipótesis en cuestión y de los medios disponibles. Por esto, se necesita una multitud de técnicas de verificación empírica. La verificación de la fórmula de un compuesto químico se hace de una manera muy diferente que la verificación de un cálculo astronómico, o de una hipótesis concerniente al pasado de las rocas o de los hombres. Las técnicas de verificación evolucionan en el curso del tiempo; sin embargo, siempre consisten en poner a prueba consecuencias particulares de hipótesis generales (entre ellas, enunciados de leyes). Siempre se reducen a mostrar que hay, o que no hay, algún fundamento para creer que las suposiciones en cuestión corresponden a los hechos observados o a los valores medidos.

La verificabilidad hace a la esencia del conocimiento científico; si así no fuera, no podría decirse que los científicos procuran alcanzar conocimiento objetivo.

La investigación científica es metódica: no es errática sino planeada. Los investigadores no tantean en la oscuridad: saben lo que buscan y cómo encontrarlo. El planeamiento de la investigación no excluye el azar; sólo que, al hacer un lugar a los acontecimientos imprevistos, es posible aprovechar la interferencia del azar y la novedad inesperada. Más aún, a veces el investigador produce el azar deliberadamente. Por ejemplo, para asegurar la uniformidad de una muestra, y para impedir una preferencia inconsciente en la elección de sus miembros, a menudo se emplea la técnica de la casualización, en que la decisión acerca de los individuos que han de formar parte de ciertos grupos se deja librada a una moneda o a algún otro dispositivo. De esta manera, el investigador pone el azar al servicio del orden; en lo cual no hay paradoja, porque el acaso opera al nivel de los individuos, al par que el orden opera en el grupo como totalidad.

Todo trabajo de investigación se funda sobre el conocimiento anterior, y en particular sobre las conjeturas mejor confirmadas. (Uno de los muchos problemas de la metodología es, precisamente, averiguar cuáles son los criterios para decidir si una hipótesis dada puede considerarse razonablemente confirmada, esto es, si el peso que le acuerdan los fundamentos inductivos y de otro orden basta para conservarla). Más aún, la investigación procede conforme a reglas y técnicas que han resultado eficaces en el pasado, pero que son perfeccionadas continuamente, no sólo a la luz de nuevas experiencias, sino también de resultas del examen matemático y filosófico. Una de las reglas de procedimiento de la ciencia fáctica es la siguiente: las variables relevantes (o que se sospecha que son sensibles) debieran variarse una cada vez.

La ciencia fáctica emplea el método experimental concebido en un sentido amplio. Este método consiste en el test empírico de conclusiones particulares extraídas de hipótesis generales (tales como “Los gases se dilatan cuando se los calienta”, o “Los hombres se rebelan cuando se los oprime”). Este tipo de verificación requiere la manipulación, la observación y el registro de fenómenos; requiere también el control de las variables o factores relevantes; siempre que sea posible debiera incluir la producción artificial deliberada de los fenómenos en cuestión, y todos los casos exige el análisis de los datos obtenidos en el curso de los procedimientos empíricos. Los datos aislados y crudos son inútiles y no son dignos de confianza; es preciso elaborarlos, organizarlos y confrontarlos con las conclusiones teóricas.

El método científico no provee recetas infalibles para encontrar la verdad: sólo contienen un conjunto de prescripciones falibles (perfectibles) para el planeamiento de observaciones y experimentos, para la interpretación de sus resultados, y para el planteo mismo de los problemas. Es, en suma, la manera en que la ciencia inquiere en lo desconocido. Subordinadas a las reglas generales del método científico, y al mismo tiempo en apoyo de ellas, encontramos las diversas técnicas para pesar, para observar por el microscopio, para analizar compuestos químicos, para dibujar gráficos que resumen datos empíricos, para reunir informaciones acerca de costumbres, etc. La ciencia es, pues, esclava de sus propios métodos y técnicas mientras éstos tienen éxito; pero es libre de multiplicar y de modificar en todo momento sus reglas, en aras de mayor racionalidad y objetividad.

 

El conocimiento científico es sistemático: una ciencia no es un agregado de informaciones inconexas, sino un sistema de ideas conectadas lógicamente entre sí. Todo sistema de ideas, caracterizado por cierto conjunto básico (pero refutable) de hipótesis peculiares, y que procura adecuarse a una clase de hechos, es una teoría. Todo capítulo de una ciencia especial contiene teorías o sistemas de ideas que están relacionadas lógicamente entre sí, esto es, que están ordenadas mediante la relación “implica”. Esta conexión entre las ideas puede calificarse de orgánica, en el sentido de que la sustitución de cualquiera de las hipótesis básicas produce un cambio radical en la teoría o grupo de teorías.

 

El fundamento de una teoría dada no es un conjunto de hechos sino, más bien, un conjunto de principios, o hipótesis de cierto grado de generalidad (y, por consiguiente, de cierta fertilidad lógica). Las conclusiones (o teoremas) pueden extraerse de los principios, sea en la forma natural o con ayuda de técnicas especiales que involucran operaciones matemáticas.

El carácter sistemático del conocimiento científico –esto es, el hecho de que es fundado, ordenado y coherente– es lo que lo hace racional. La racionalidad permite que el progreso científico se efectúe no sólo por la acumulación gradual de resultados, sino también por revoluciones. Las revoluciones científicas no son descubrimientos de nuevos hechos aislados, ni son perfeccionamientos en la exactitud de las observaciones, sino que consisten en la sustitución de hipótesis de gran alcance (principios) por nuevos axiomas, y en el reemplazo de teorías enteras por otros sistemas teóricos. Sin embargo, semejantes revoluciones son a menudo provocadas por el descubrimiento de nuevos hechos de los que no dan cuenta las teorías anteriores, aunque a veces se encuentran en el proceso de comprobación de dichas teorías; y las nuevas teorías se tornan verificables, en muchos casos, merced a la invención de nuevas técnicas de medición, de mayor precisión.

El conocimiento científico es general: ubica los hechos singulares en pautas generales, los enunciados particulares en esquemas amplios. El científico se ocupa del hecho singular en la medida en que éste es miembro de una clase o caso de una ley; más aún, presupone que todo hecho es clasificable y legal. No es que la ciencia ignore la cosa individual o el hecho irrepetible; lo que ignora es el hecho aislado. Por esto la ciencia no se sirve de los datos empíricos –que siempre son singulares– como tales; éstos son mudos mientras no se los manipula y convierte en piezas de estructuras teóricas.

 

En efecto, uno de los principios ontológicos que subyacen a la investigación científica es que la variedad y aún la unicidad en algunos respectos son compatibles con la uniformidad y la generalidad en otros respectos. Al químico no le interesa ésta o aquella hoguera, sino el proceso de la combustión en general; trata de descubrir lo que comparten todos los singulares. El científico intenta exponer los universales que se esconden en el seno de los propios singulares; es decir, no considera los universales ante rem, sino in re: en la cosa, y no antes o después de ella. Los escolásticos medievales clasificarían al científico moderno como realista inmanentista porque, al descartar los detalles, al procurar descubrir los rasgos comunes a individuos que son únicos en otros respectos, al buscar las variables pertinentes (o cualidades esenciales) y las relaciones constantes entre ellas (las leyes), el científico intenta exponer la naturaleza esencial de las cosas naturales y humanas.

El lenguaje científico no contiene solamente términos que designan hechos singulares y experiencias individuales, sino también términos generales que se refieren a clases de hechos. La generalidad del lenguaje de la ciencia de la realidad concreta: por el contrario, la generalización es el único medio que se conoce para adentrarse en lo concreto, para apresar la esencia de las cosas (sus cualidades y leyes esenciales). Con esto, el científico evita en cierta medida las confusiones y los engaños provocados por el flujo deslumbrador de los fenómenos. Tampoco se asfixia la utilidad en la generalidad: por el contrario, los esquemas generales de la ciencia encuadran una cantidad ilimitada de casos específicos, proveen leyes de amplio alcance que incluyen y corrigen todas las recetas válidas del sentido común y de la técnica precientífica.

El conocimiento científico es legal: busca leyes (de la naturaleza y de la cultura) y las aplica. El conocimiento científico inserta los hechos singulares en pautas generales llamadas ‘leyes naturales’ o ‘leyes sociales’. Tras el desorden y la fluidez de las apariencias, la ciencia fáctica descubre las pautas regulares de la estructura y del proceso del ser y del devenir. En la medida en que la ciencia es legal, es esencialista: intenta llegar a la raíz de las cosas. Encuentra la esencia en las variables relevantes y en las relaciones invariantes entre ellas.

 

Hay leyes de hechos y leyes mediante las cuales se pueden explicar otras leyes. El principio de Arquímedes pertenece a la primera clase; pero a su vez puede deducirse de los principios generales de la mecánica: por consiguiente, ha dejado de ser un principio independiente, y ahora es un teorema deducible de hipótesis de nivel más elevado. Las leyes de la física proveen la base de las leyes de las combinaciones químicas; las leyes de la economía pertenecen a los fundamentos de la sociología. Es decir, los enunciados de las leyes se organizan en una estructura de niveles.

Ciertamente, los enunciados de las leyes son transitorios; pero ¿son inmutables las leyes mismas? Si se considera a las leyes como las pautas mismas del ser y del devenir, entonces debieran cambiar junto con las cosas mismas; por lo menos, debe admitirse que, al emerger nuevos niveles, sus cualidades peculiares se relacionan entre sí mediante nueva leyes. Por ejemplo, las leyes de la economía han emergido en el curso de la historia sobre la base de otras leyes (biológicas y psicológicas) y, más aún, algunas de ellas cambian con el tipo de organización social.

Por supuesto, no todos los hechos singulares conocidos han sido ya convertidos en casos particulares de leyes generales; en particular, los sucesos y procesos de los niveles superiores han sido legalizados sólo en pequeña medida. Pero esto se debe en parte al antiguo prejuicio de que lo humano no es legal, así como a la antigua creencia pitagórica de que solamente las relaciones numéricas merecen llamarse ‘leyes científicas’. Debiera emplearse el stock íntegro de las herramientas conceptuales en la búsqueda de las leyes de la mente y de la cultura; más aún, acaso el stock de que se dispone es insuficiente y sea preciso inventar herramientas radicalmente nuevas para tratar los fenómenos mentales y culturales, tal como el nacimiento de la mecánica moderna hubiera sido imposible sin la invención expresa del cálculo infinitesimal.

Pero el ulterior avance en el progreso de la legalización de los fenómenos no físicos requiere, por sobre todo, una nueva actitud frente al concepto mismo de ley científica. En primer lugar, es preciso comprender que hay muchos tipos de leyes (aún dentro de una misma ciencia), ninguno de los cuales es necesariamente mejor que los tipos restantes. En segundo lugar, debiera tornarse un lugar común entre los científicos de la cultura el que las leyes no se encuentran por mera observación y el simple registro, sino hipótesis: los enunciados de leyes no son, en efecto, sino hipótesis confirmadas. Y ¿cómo habríamos de emprender la confección de hipótesis científicas si no presumiéramos que todo hecho singular es legal?

La ciencia es explicativa: intenta explicar los hechos en términos de leyes, y las leyes en términos de principios. Los científicos no se conforman con descripciones detalladas; además de inquirir cómo son las cosas, procuran responder por qué: por qué ocurren los hechos como ocurren y no de otra manera. La ciencia deduce proposiciones relativas a hechos singulares a partir de leyes generales, y deduce las leyes a partir de enunciados nomológicos aún más generales (principios). Por ejemplo, las leyes de Kepler explicaban una colección de hechos observados del movimiento planetario; y Newton explicó esas leyes deduciéndolas de principios generales, explicación que permitió a otros astrónomos dar cuenta de las irregularidades de las órbitas de los planetas, que eran desconocidas para Kepler.

 

Solía creerse que explicar es señalar la causa, pero en la actualidad se reconoce que la explicación causal no es sino un tipo de explicación científica. La explicación científica se efectúa siempre en términos de leyes, y las leyes causales no son sino una subclase de las leyes científicas. Hay diversos tipos de leyes científicas y, por consiguiente, hay una variedad de tipos de explicación científica: morfológicas, cinemáticas, dinámicas, de composición, de conservación, de asociación, de tendencias globales, dialécticas, teleológicas, etc.

La historia de la ciencia enseña que las explicaciones científicas se corrigen o descartan sin cesar. ¿Significa esto que son todas falsas? En la ciencia fáctica, la verdad y el error no son del todo ajenos entre sí: hay verdades parciales y errores parciales; hay aproximaciones buenas y otra malas. La ciencia no obra como Penélope, sino que emplea la tela tejida ayer. Las explicaciones científicas no son finales pero son perfectibles.

El conocimiento científico es predictivo: trasciende la masa de los hechos de experiencia, imaginando cómo puede haber sido el pasado y cómo podrá ser el futuro. La predicción es, en primer lugar, una manera eficaz de poner a prueba las hipótesis; pero también es la clave del control o aun de la modificación del curso de los acontecimientos. La predicción científica, en contraste con la profecía, se funda sobre leyes y sobre informaciones específicas fidedignas, relativas al estado de cosas actual o pasado. No es del tipo “Ocurrirá E”, sino más bien de este otro: “Ocurrirá E1 siempre que suceda C1, pues siempre que sucede C es seguido por o está asociado con E”. (‘C’ y ‘E’ designan clases de sucesos, en tanto que ‘C1’ y ‘E1’ denotan los hechos específicos que se predicen sobre la base del o los enunciados que conectan a C con E en general).

 

La predicción científica se caracteriza por su perfectibilidad antes que por su certeza. Más aún, las predicciones que se hacen con la ayuda de reglas empíricas son a veces más exactas que las predicciones penosamente elaboradas con herramientas científicas (leyes, informaciones específicas y deducciones); tal es el caso, con frecuencia, de los pronósticos meteorológicos, de la prognosis médica y de la profecía política. Pero, en tanto que la profecía no es perfectible y no puede usarse para poner a prueba hipótesis, la predicción es perfectible y, si falla, nos obliga a corregir nuestras suposiciones, alcanzando así una inteligencia más profunda. Por eso la profecía exitosa no es un aporte al conocimiento teórico, en tanto que la predicción científica fallida puede contribuir a él.

Puesto que la predicción científica depende de leyes y de ítems de información disponible. (También puede fallar, por supuesto, debido a errores cometidos en el proceso de inferencia lógica o matemática que conduce de las premisas [leyes e informaciones] a la conclusión [enunciado predictivo]). Una fuente importante de fallas en la predicción es el conjunto de suposiciones acerca de la naturaleza de objeto (sistema físico, organismo vivo, grupo social, etc.) cuyo comportamiento ha de predecirse. Por ejemplo, puede ocurrir que creamos que el sistema en cuestión está suficientemente aislado de las perturbaciones exteriores, cuando en rigor éstas cuentan a la larga; dado que la aislación es una condición necesaria de la descripción del sistema con ayuda de un puñado de enunciados de leyes, no debiera sorprender que sea tan difícil predecir el comportamiento de sistemas abiertos tales como el océano, la atmósfera, el ser vivo, o el hombre.

Puesto que la predicción científica se funda en las leyes científicas, hay tantas clases de predicciones como clases de enunciados nomológicos. Algunas leyes nos permiten predecir resultados individuales, aunque no sin error si la predicción se refiere al valor de una cantidad. Otras leyes, incapaces de decirnos nada acerca del comportamiento de los individuos (átomos, personas, etc.) son en cambio la base para la predicción de algunas tendencias globales y propiedades colectivas de colecciones numerosas de elementos similares: son las leyes estadísticas. Las leyes de la historia son de este tipo; y por esto es casi imposible la predicción de los sucesos individuales en el campo de la historia, pudiendo preverse solamente el curso general de los acontecimientos.

About these ads

74 comentarios to “Inventario de las principales características de la ciencia fáctica.”

  1. daniel Says:

    joda loco escribe mas poquito vale o mas resumido vale que esa vaina esta mas larga que un dia de hambre

  2. angela patricia Says:

    jejeje.. risas exageradas ( porel comentario de daniel )

  3. JULIO Says:

    NO ENCONTRE LO QUE QUERIA PONGANSE MAS CUERDA EEEEE

  4. delia Says:

    si no me equivoco son 15

  5. susan Says:

    no vale traten de resumir mas .no encontre lo que buscaba deben de ser claros

  6. susan Says:

    cuales son las caracteristicas de la ciencia.me las dicen por fa

  7. MIA Says:

    YO TAMPOCO ENCONTRE LO Q QUERIA ESTO ESTA RECONTRA LARRRRRRRGO

  8. MIA Says:

    te haz copiado todo el libro asi no es ps

  9. ERIKA ALVAREZ Says:

    LA CIENCIA NO SE PUEDE RESUMIR, EN PRIMERA; Y EN SEGUNDA NO SEAN FLOJOS LEAN QUE ESTA SUPER BUENISIMO.
    E IGUAL QUE DELIA YO SE QUE SON 15 LAS CARACTERISTICAS FALTARON:
    LA CIENCIA ES ABIERTA: NO RECONOCE BARRERAS A PRIORI QUE LIMITEN EL CONOCIMIENTO. ES DECIR SE TIENE LA CAPACIDAD DE PROGRESAR.

    Y LA CIENCIA ES ÚTIL: PORQUE BUSCA LA “VERDAD”, LA CIENCIA ES EFICAZ EN LA PROVICION DE HERRAMIENTAS PARA EL BIEN Y PARA EL MAL.

    PERO CUIDADO CON ESTA ULTIMA DEFINICION, PORQUE LA VERDAD NO EXISTE SOLO SE TIENEN ALTAS PROBABILIDADES, BUENO ESPERO QUE ASI QUEDE UN POCO MAS COMPLETO.

  10. paula mosquera Says:

    NO SE ADMITEN INSULTOS esta mas larga resuman no sean flojos y para mas piedra no saque lo que estaba buscando

  11. sindy lesly ocros Says:

    esto no vale no estoy ociosa ps deberian ser mas concisos al definir las caracteristicas. NO PASA NADA

  12. Guille Says:

    prueba codigo html
    prueba codigo html

  13. IVAN Says:

    LACIENCIA FACTICA NOS MUESTRA QUE EL QUE NO DENUNCIA A TIEMPO ALGUN DELITO QUE LE ESTEN COMETIENDO, MAS Q

  14. IVAN Says:

    LACIENCIA FACTICA NOS MUESTRA QUE EL QUE NO DENUNCIA A TIEMPO ALGUN DELITO QUE LE ESTEN COMETIENDO, MAS QUE PRUEBAS Y COHERENCIAS DEBILES DEBE DE APORTAR PPRUEBAS TANGIBLES.

  15. mary Says:

    q padre sta todo pero hay q ser un poco mas claros va?

  16. NETO Says:

    PAREN DE MAM, NO MANCHEN SI QUIREN ALGO RESUMIDO, VALLANSE CON SU HERMANITO DE LA PRIMARIA Y QUE LES PASE SUS APUNTES. SE A DEMOSTRADO QEU EL GRAN PROBLEMA DE LA GENTE ES QEU QUIRE TOOD TRITURADO Y EN LA BOCA, NO QUIREN PENSAR NI RAZONAR MAS ALLA DE LO QUE QUIREN, PONGANSE A LEER, LES HACE BIEN A LA CABEZA, FELICIDADES POR LAS QUE LO LEYERON Y ME GUSTARON SUS COMENTARIOS

  17. karla Says:

    zii k zii! grax por ezte artikulo neta k enkontre lo de mi tarea zolo te falta agregar k el konozimiento zientifiko ez:

    contraztable
    hiztoriko
    zozial

    i ezo ez todo graziaz por la ayuda !

  18. aURA Says:

    yo si encontre lo ue buscaba pero les faltan dos caracteristicas son 15
    grax

  19. ramiro Says:

    eso esta chevere haver si escribes mas arto ps

  20. lilia sayumi mireno vargas Says:

    hola pues si enontre algo de mu tarea pero me faltan ejemplosjejejeje

  21. Rosemberg Says:

    La ciencia y por ende este artículo es para leerse, no hay caminos cortos para el aprendizaje. Si no encontraron su tarea en este espacio busquen y encontraran otros cientos de artículos que pueden leer y consultar.

  22. Joselyn Says:

    estaa buenizimo estoo.. Pero largoo.. haha xD. Buenoo grx encontre alguno.. Pongan los 15.. Bay!

  23. karina Says:

    ps si ta bien ojala y pongan mas cosas para que xo haga mi tarea jejeje…… xaaaoo……besos………

  24. tania Says:

    esta muy bueno el articulo, pero sino me equivoco les faltan caracteristicas, pero bueno me sirvio mucho para mi tarea, namas que si resule un poquito porfa jaja XD

    bye un beso

  25. ania Says:

    son 15 caracterisiticas, ojala puedan poner las demas, pero igual esta muy bueno, grax me sirvio mucho para hacer mi tarea

    y si quieren subir mas cosas que nos ayuden con la tarea no hay problema eh

    jajajaja XD

  26. GERARDO Says:

    no encontreloque buscfviol

  27. carlos n Says:

    esto esta de locos si lo resumes estaria mejor para nuestras mentes podridas despues de las 10pm

  28. omar gabriel Says:

    oyes yo no se q son las caracteristicas de la ciencia

  29. jessica Says:

    estan buenísimas las caracteristicas de la ciencia y ésto me sirvio de mucho para realizar un trabajo que me mandaron

  30. jeniffer Says:

    yo creo que no te insita a seguir leyendo, es aburrido y no deberia ser asi.deberia poner mas contenido y bueno en general ponerle mas color y mejorarse ala hora de redactarlo.axias

  31. emma Says:

    holaaa

    muy buena la informacion me sirve de mucho para mi tareita ok

  32. levannys figueroa Says:

    me parece que deverian aplicar tambien teorias basicas para las tareas de los estudiantes pero sin envargo suas teorias son muy buenas

  33. maria fernanda fiorella Says:

    la verdad que la informacion me ah servido de mucha ayuda , esta muy bien estructurada , con conceptos claves y bien cimentados , me encantaria que me puedan enviar inforamacion acreca de los metodos y tecnicas de la sociologia y todo con respecto a la sociologia … gracias !

  34. kairitui Says:

    psssssss mejor resumanlo mas porque asi no se le entiende muy bien plisss

  35. Edgar Cabrera Says:

    En buena hora… es apreciable el esfuerzo realizado por presentar esta información tan valiosa en el marco de la educación.

  36. CHRISTIAN Says:

    MUCHS GRACIAS MEN
    ME AYUDASTE CON MI TAREA YA ME ESTABABA CANSANDO
    DE BUSCAR EN TODAS LAS PAGINAS

  37. gina Says:

    nojoda esa vaina esta larga pero lo tiene lo q estan buscando ay q leer y dejar la vagncia se los dice una estudiante de derecho

  38. karen Says:

    bueno yo no mucho recien estoy en quito de segundaria pero me intere saber el cursao y hay una pregunta k te quiero aser qye la ciencia , cual es la caracteristica màs inportante

  39. Elias Says:

    A mi parecio bueno el tema era lo que buscaba en cuanto a lo de resumir me parece que son un poco vagos jajaja… demasiado que se tomo el trabajo de pasar el apunte

  40. marcos Says:

    que baina tan bacana nojoda full chevere asi insentivan ala gente hacer ciencia y hacer parte de el mundo filosofico

  41. la nergra Says:

    NO JODA SUPER ENCONTRE MI TAREA.
    A TODOS VAGOS

  42. Johanna Says:

    Muy bueno!!!

  43. marycela Says:

    no se pasen esta bien largo esto y bien aburrido aburridisimo diria yo¡¡¡

  44. jeymis Says:

    esta muy bueno. pero resuman un poquito mas por fa

  45. yolanda Says:

    Pucha me han dolido los ojos tanto leer!!!!!

  46. alejandro Says:

    me duele hasta el cu

  47. axel_maiden Says:

    sale esta genial encontre lo que busaba, pero no estaria mal que lo resumieran un poco mas???

  48. ztiler Says:

    ps la vdd sta muy bien estructurado muy profesional bla… basta de elogios k da weba xD bno ps k decir son 15 haha faltaron 2 y ps abemos gente k kasi no tenemos tiempo de konsultar cosas asi d largas pero ps ta bn para los k si tienen time

    fuck sta larguiisimo eso si k si

    bno am zayo!

  49. Marlen Colins Says:

    mmmmmmmm…….
    pues tuve qhee resumir un pokitin asu esa onda esta bien largo
    mejor nadamas pongan una conclusion mas exacta
    y presisa de lo qhee es la ciencia y ya .
    seria mejor. x.O

  50. Rolly Says:

    Ke vola de olgazanez, lean, aprendan y resuman… ke acazo es mas facil ir a la biblioteka? o mas factible es comprarte un libro?, ta-ma… oye!!! gracias todo sirve lo demas depende d uno.

  51. erick cardenas españa Says:

    esta super bueno pero muy largo cuando se trata de una tarea q hay q copiarla en la libreta jejeej pero esta super bueno la informacion

  52. loufer Says:

    esto no sive de nada no encontre lo q bascaba y porfabor resumanlo da hueva leer todo eso
    Yporfavor agregenme a su msn (mesenger)el mio es:loufer.madrid@hotmail.com

  53. AARON Says:

    tengo problemas para definir estas carracteristicas porque tengo entendido que son 16 y me faltan
    – ABIERTA
    – UTIL
    – CONTRETA
    – Y OBJETIVIDAD
    si tiene esta informacion favor enviarla a mi correo les estare muy agradecido

  54. florencia Says:

    es muy abirridooooooooo..!!!!

  55. florencia Says:

    es muy abirridooooooooo..!!!!
    si pueden resumirlo please grax chau cuidensen

  56. josue Says:

    esto es lo mas basura que eh podido comer pero hablando de su pag. esta chivisima
    xxddxxddxxddxxddxx

  57. ana laura Says:

    necesito saber mas a fondo las caracteristicas principales que posee la ciencia: sistematic, acumulativa, metodica, provisional, comprobable, abiertay es produsto de una investigacion cientifica

  58. Paya Says:

    Faltan 2 chamo Q pasa vale!!!!!

  59. Angel Says:

    Gracias por la informacion esta bn_bn, no es lo que buscaba pero me ha ayudado de mucho…xD :P

  60. Acm1pt Says:

    Un saludoo a los del bachii 4
    atte El KaTo

  61. princesa Says:

    la verdad esk solo buscaba caracteristicas principales e la ciencia…… no todo ese rollo .,.,.,.,.

  62. MANUEL Says:

    Q BUENA PAGINA TODO DE UN JALON

  63. nataly Says:

    la neta estan los que piensan que son 15 por que son 17 eeee

  64. nataly Says:

    estan mal los que piensan que son 15 por q son 17

  65. LUISSSI Says:

    daaaaaa!!!!! la informacion creo no esta completa poque segun yo son 17 y en serio eso no se vale

  66. karen16s@hotmail.com Says:

    no salen caracteristicas especeificas de un cientifico ponganse en algo

  67. johana Says:

    pliiiis un ej de la ciencia metodica

  68. lulix Says:

    muchas gracias por la información , tan detallada y simple, me fue de mucha ayuda para mi trabajo y exposición. :D

  69. mariela alejandra ybarra paz Says:

    gracias por el articulo esta bueno entendible clarifico un poco mis dudas con respecto a las caracteristicas de la ciencia un beso grande continuen…

  70. mariela alejandra ybarra paz Says:

    esta bueno el articulo

  71. fer Says:

    eso esta hiper loco no lo vo a lee me d flojis

  72. Anónimo Says:

    pfff!! me sirvieron pero todavia , me faltan mas mm!!

  73. Angel Israel Vargas Patiño Says:

    Este

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 100 seguidores

%d personas les gusta esto: